Los humanos tenemos un hábito inusual que nos hace particularmente susceptibles a contraer enfermedades contagiosas como el coronavirus COVID-19: nos tocamos mucho la cara.

Sin darnos cuenta, solemos tocarnos nuestras caras, particularmente alrededor del mentón, la boca, la nariz y los ojos, cientos de veces al día. Según un estudio realizado en estudiantes de medicina en Australia en 2015, lo hacemos hasta 23 veces por hora, y a menudo de manera inconsciente.

Esto propaga bacterias y virus que hemos recogido de superficies y objetos con nuestros dedos. Y, dado que se ha descubierto que el nuevo coronavirus sobrevive hasta 72 horas con ciertos materiales, es muy fácil transferirlo de una persona a otra.

No se entiende completamente por qué tocamos nuestras caras inconscientemente. Algunos creen que es una forma de autoconfort, ya que el contacto piel con piel libera la hormona oxitocina, que ayuda a reducir el estrés y promueve la calma. Otra teoría es que tocamos nuestras propias caras como una forma de coquetear, o incluso para «actuar como las cortinas en un escenario, cerrando un acto del drama social, marcando el comienzo del siguiente«, dice el profesor de psicología Dacher Keltner en un estudio de 2009.

¿Cómo podemos tratar de dejar de tocar nuestras caras?

Aunque se ha dicho que las mascarillas no evitan la propagación del coronavirus, pueden actuar como una barrera física para evitar que nos toquemos la nariz y la boca. El virólogo Stephen Griffin dijo a la BBC: «Usar una mascarilla puede reducir la propensión de las personas a tocarse la cara, que es una fuente importante de infección sin una higiene adecuada de las manos«.

Admitiendo que decirle a las personas que dejen un hábito involuntario es complicado, el científico conductista Michael Hallsworth sugiere: «Es mucho más fácil que las personas se laven las manos con más frecuencia que que se toquen la cara menos veces«. Sin embargo, Hallsworth cree que puede intentar «empujarse» a cambiar hábitos, por ejemplo rascándose una picazón en la cara con el brazo. También sugiere usar gafas de sol si tocarte los ojos es un problema común.

¿Usar guantes y mascarillas evita que enfermemos?

Face Touch Guard de Fitbit

Cualquiera que busque un enfoque de más alta tecnología podría probar la aplicación Face Touch Guard, que está disponible para una gama de dispositivos portátiles Fitbit, incluidos Ionic, Versa, Versa 2 y Versa Lite.

La aplicación hace vibrar tu reloj cuando estás a punto de tocarte la cara, dicen sus desarrolladores, aunque, por supuesto, la desventaja aquí es que, sin un Fitbit en cada muñeca, solo tendrá un 50% de efectividad en el mejor de los casos. Aún así, es bueno saber que los desarrolladores de aplicaciones están reaccionando rápidamente para ofrecer soluciones en estos tiempos difíciles.

Por otra parte, usar guantes no necesariamente funciona, ya que las bacterias se pueden transferir de las superficies a los guantes, y luego de los guantes a la cara cuando la tocas involuntariamente. Como siempre, la Organización Mundial de la Salud recomienda el lavado de manos frecuente y minucioso durante al menos 20 segundos como la mejor forma de defensa contra el coronavirus.