La primavera, el azahar, los caballos, el alberto… Si no has estado en la Feria de Abril de Sevilla, te estás perdiendo una cita importantísima. El atractivo turístico de esta semana es el desfile de vestidos que se ven por el Real y los coches de caballos paseando por las calles adoquinadas. La alegría y el buen tiempo nos hace olvidar la cantidad de alcohol y alimentos menos saludables que ingerimos en cualquier comida.

Uno sabe a que hora llega a la Feria, pero no a la que se va. Si estás concienciado con la alimentación saludable, el deporte y un estilo de vida fitness, necesitarás apuntarte estos consejos para no echar a perder tu objetivo.

Mariscos antes que fritos

Sí, el pescaíto frito está de vicio, pero almorzar y comer frituras varias veces en la semana no es nada saludable. Mucho menos sabiendo que en las casetas no se tiene el cuidado del aceite que se debería y que estaremos tomando grasas de mala calidad. Es mucho mejor optar por un plato de mariscos, verdura aliñada, salpicón de marisco, ensaladas… Cuanto más fresco y menos procesada sea nuestra comida, mejor.

Intenta evitar cualquier tipo de montadito o bocadillo. Ni el pan es integral, ni el contenido es artesano. Estarás comiendo tortilla de patatas precocinada (con todos sus azúcares y demás químicos) o lomos con gran presencia de grasa. Lo ideal es pedir algún revuelto de verduras, que somos conocedores de que existen en muchas casetas.

El rebujito: la auténtica bomba calórica

rebujito feria sevilla

El que prueba el rebujito reniega de cualquier otra bebida en la Feria. Es una bebida a la que hay que tener especial cuidado, muchos lo toman como un refresco, pero los efectos del alcohol siguen estando presentes. Para el que ande un poco despistado, el rebujito es la mezcla de vino Fino o Manzanilla con un refresco de gaseosa (Sprite o Seven Up).

Siento ser una aguafiestas, pero debes conocer que un litro de esta bebida aporta entre 680 y 730 calorías (dependiendo del refresco que acompañe). Pensarás que un litro para una sola persona es muchísimo, te aseguro que en la Feria se consume un litro o más. Ten en cuenta que se pasan muchas horas y que los vasos grandes tienen la cavidad de 750ml.

¿Con bailar lo podemos arreglar?

Que tu almuerzo o cena ronde las 1000 calorías no es una cifra nada desorbitada, aunque muchos se conforman pensando que luego lo quemarán bailando sevillanas. Más o menos, bailar enérgicamente durante una hora, nos hace gastar unas 300 calorías. Así que vamos a tener que estar dando vueltas como peonzas para eliminar las calorías extras.
También ayuda volver a casa andando, aunque es la opción menos usada por la mayoría de asistentes.

Pequeños trucos que no podemos olvidar

  • Organiza tus comidas y no te saltes ninguna. Comer en la feria no implica que tengamos que atiborrarnos y dejar de comer hasta la cena o día siguiente. Realiza comidas moderadas y lleva la misma rutina de tu día a día.
  • Llévate merienda. Los churros, los gofres o los buñuelos son una opción tentadora para merendar, pero es preferible que compres algunos frutos secos o un poco de coco fresco.
  • No abuses del alcohol y toma refrescos sin azúcar.
  • ¿Jamón? Sí, mucho mejor que cualquier otro embutido o chacina.
  • Hidrátate. Aunque pienses que la cerveza, el vino, el rebujito o el refresco te está hidratando, te equivocas. Antes, entre copa y copa y después de beber alcohol deberías beber un vaso de agua. El alcohol favorece que nos deshidratemos a pesar de estar bebiendo.