Los batidos de proteínas son muy populares entre aquellos que se dedican al deporte, tanto de manera aficionada como profesional. Popularmente se les relaciona con el culturismo, pero está demostrado que ayudan en la recuperación del entrenamiento y mejoran la masa muscular. El problema es que hay quienes se exceden en la ingesta de batidos, porque piensan que así lograrán antes sus objetivos. Una reciente investigación avisó de que este tipo de suplementos no es tan eficaz como se piensa, y ahora un nuevo estudio sugiere que abusar de los batidos de proteínas (sobre todo de los aminoácidos de cadena ramificada) podría tener un impacto negativo en la salud a largo plazo.

La investigación se ha realizado con roedores que fueron alimentados con cuatro dosis diferentes de BCAAs: un grupo con el doble de la cantidad recomendada, otro con la dosis normal, otro con la mitad, y el último con una quinta parte de lo habitual.

¿Cómo afecta el exceso de batidos de proteína?

Los resultados obtenidos después de realizar esos ensayos determinaron que los roedores que habían tomado el doble de la cantidad recomendada tenían un aumento significativo del apetito y un peor estado de ánimo, además de una esperanza de vida más corta que los que ingirieron menos cantidad. Los investigadores aseguran que, aunque existen beneficios en las dietas ricas en proteínas y bajas en carbohidratos, también aportan efectos negativos en la etapa media de la vida.

Los aminoácidos de cadena ramificada (BCAAs) se enfrentan al triptófano para llegar al cerebro, por lo que se reducen los niveles de serotonina, favoreciendo al un mal estado de ánimo y aumentando el apetito. Estos problemas aparecen si los suplementos de aminoácidos de cadena ramificada se consumen al mismo tiempo que las proteínas naturales de los alimentos. Como se incrementan demasiado las cantidades de los aminoácidos en la sangre, se enfrentan al triptófano (aminoácido esencial) para llegar hasta el cerebro.

El triptófano tiene un gran vínculo con la serotonina (conocida como la hormona de la felicidad), y si no llega en una cantidad suficiente al cerebro se reducen sus niveles y aumenta el apetito. Por eso, los investigadores se dieron cuenta de que los roedores que habían tomado grandes cantidades de BCAAs, tenían más posibilidades de desarrollar obesidad y tener problemas con el estado de ánimo.

Lo ideal es que consumas las suficiente cantidad de proteína con la alimentación. En el caso de ingerir batidos de proteínas, cuenta con el consejo de un experto. No te sobrealimentes si no es necesario para tu salud.