Muchas personas, deportistas o no, experimentan una sensación de pesadez de piernas. Ésta suele incrementarse en primavera y, sobre todo, en verano. Y es que el calor puede provocar el estancamiento del flujo sanguíneo en las piernas y aumentar las molestias. Si es tu caso, hay algunas acciones que puedes realizar para aliviarlas.

Realizar una serie de cambios en nuestra vida, puede mejorar notablemente la sensación de pesadez en las piernas. Es muy importante una buena alimentación y un estilo de vida activo. Asimismo, algunas rutinas en las que podamos mimarnos y atender estas necesidades será imprescindible para mejorar las molestias. Por ello, la primera toma de acción que debes emprender, es decir adiós al, tan perjudicial, sedentarismo. Si tu trabajo de obliga a permanecer muchas horas sentado, también tiene solución. Querer es poder y, especialmente, cuando se trata de mejorar nuestra calidad de vida.

Hábitos para reducir la pesadez de piernas

Ropa cómoda

La primera medida que debes tomar, es utilizar ropa cómoda. La llegada del verano es la excusa perfecta para dejar que las prendas más finas y holgadas se apoderen de nuestro armario. Intenta evitar aquellas que ejerzan excesiva presión sobre las piernas o la cintura.

Piernas en alto

Un hábito que deberías introducir en tu rutina previa a dormir, es alzar las piernas. Túmbate boca arriba sobre la cama, o sobre una esterilla en el suelo, y pon las piernas en alto apoyadas en la pared. Permanece unos minutos de relajación mientras favoreces tu circulación y la descongestión. Otra opción es dormir con un cojín bajo las piernas que contribuya al retorno sanguíneo.

Actívate

No se trata de que dejes de estar sentado, para quedarte de pie. Se trata de que hagas cosas, te muevas y no permanezcas durante un tiempo prolongado en la misma posición. Ve andando a los sitios, sube y baja escaleras, sal a pasear, practica yoga… Incluso si debes estar sentado, puedes realizar movimientos articulares para beneficiar la circulación sanguínea. No hay excusas. Nadar o pedalear son dos ejercicios muy recomendados para la pesadez de piernas.

Masajéate

Una vez al día, emplea un ratito en masajear tus piernas de forma ascendente, empezando por los tobillos y subiendo hacia arriba. Utiliza aceites naturales, como el aceite de almendras dulces. Se absorbe rápido y estarás aprovechando para hidratar y nutrir tu piel. Otra medida que puedes tomar, es terminar tus duchas con agua fría sobre las piernas. Notarás un gran alivio.