Alimentar a tu cuerpo con los nutrientes adecuados es la clave para ejercitarte lo mejor posible. ¿Uno de los mas importantes? La vitamina D, que es esencial para construir y mantener huesos fuertes y saludables. Y, aunque, hay muchas maneras de obtener vitamina D (el sol, ciertos alimentos y suplementos), una nueva investigación sugiere que hay variantes en los genes de tu cuerpo que también pueden predecir la producción de esta.

En el estudio, publicado en la revista Nature Communications, los investigadores analizaron el genotipo (la composición genética de una persona), el fenotipo (las características físicas de una persona debido a sus genes) y otra información clínica de 417.580 personas registradas en el Biobanco del Reino Unido.

Los investigadores encontraron que había 143 ubicaciones genéticas relacionadas con la concentración de vitamina D, 137 más de lo que sabían antes de este estudio. Según los investigadores, estos genes pueden crear un protector solar natural a nivel molecular, lo que dificulta la producción de vitamina D.

«La vitamina D es la hormona del sol, y necesitamos luz solar brillante en la piel para producirla, pero las variaciones en nuestros genes también influyen en cuán eficientes somos para hacer eso«, dijo John McGrath, coautor del estudio, en un comunicado de prensa. «Nuestros hallazgos sugieren que las variantes genéticas en el gen HAL (histidina amoniaco-liasa) pueden variar la concentración de una molécula pequeña en la piel que actúa como un factor de protección solar interno o SPF«.

«Esta pequeña molécula absorbe la luz UVB, que es lo que nuestros cuerpos usan para producir vitamina D, y la cantidad que contiene en la piel afecta la cantidad de vitamina D que podemos producir». Todos tenemos estos genes, producen proteínas en la piel, pero hay variantes. Algunas personas tienen variantes que producen menos protector solar interno, por lo que es un poco más fácil para estas personas producir vitamina D.

mujer con perro tomando el sol

Los genes producen proteínas que influyen en la vitamina D de muchas maneras diferentes. Podemos encontrar variaciones en las enzimas que producen y descomponen la vitamina D y las proteínas transportadoras que la transportan. Además, hay muchas variantes en los genes relacionados con los lípidos y la piel, por lo que muestran muchos factores nuevos que influyen en la vitamina D. Por supuesto, aún debes tener luz solar en la piel, o suplementos orales, etc.

Pero el hecho de que nuestros cuerpos hagan este protector solar natural no significa que pueda escatimar en las cremas o sprays de protección solar cuando salgas a dar un paseo. La exposición al sol está asociada con los cánceres de piel, por lo que debemos usar un buen SPF, mayor de 50 SPF, si estás expuesto directamente a la luz del sol.

Pero si trabajas en interiores, algo que muchos de nosotros hacemos, y no recibes mucha luz del sol, te recomiendo un suplemento. Si sospechas que tiene deficiencia de esta vitamina, consulta a tu médico, quien puede evaluar tus niveles y aconsejarte sobre la cantidad de nutrientes que necesitas agregar a tu dieta.

6 síntomas que alertan de que tienes falta de vitaminas