Para aquellos que entrenan al sol o incluso toman suplementos adicionales, la vitamina D podría aumentar tu masa corporal magra, o eso sugiere un estudio reciente.

Publicada en Annals of Nutrition & Metabolism, la investigación buscó aclarar si un año de suplementación con vitamina D tendría un efecto medible en la composición corporal y los niveles de condición física de adultos sanos.

Investigadores de China y Japón reclutaron a 95 participantes, y le dieron a la mitad de ellos 420 UI de vitamina D3 todos los días durante un año, mientras que la otra mitad recibió un placebo. Al final del año, la masa corporal magra y el porcentaje de grasa corporal se compararon con los datos del inicio del año. También evaluaron la aptitud física utilizando la fuerza de agarre de la mano, la potencia de extensión de la pierna y la aptitud cardiorrespiratoria.

Descubrieron que quienes tomaron el suplemento tuvieron aumentos significativos en la masa corporal magra, que se calcula restando la grasa corporal del peso corporal total, mientras que el grupo placebo no tuvo cambios. Para ambos grupos, tampoco se observó diferencia con las medidas de aptitud física anteriores.

¿Cómo influye la vitamina D en nuestros músculos?

Los resultados son probables porque el músculo esquelético tiene receptores de vitamina D que ayudan a regular la función y el rendimiento muscular, según lo sugerido por investigaciones anteriores.

Aunque este estudio en particular concluyó que no hubo cambios en la fuerza muscular con vitamina D, otros estudios han sugerido que la mejora en la masa corporal magra puede mejorar la función muscular en general. Por ejemplo, un estudio de 2017, publicado en la revista PLOS One, señaló que existe un vínculo entre los bajos niveles de vitamina D y la pérdida de fuerza muscular, especialmente en adultos mayores. Otro estudio en la revista Bone Reports declaró que la vitamina D ha sido promocionada durante mucho tiempo por sus efectos beneficiosos sobre la salud ósea, pero ahora es cada vez más reconocida por su papel en la función muscular, especialmente con el dolor muscular y la debilidad.

Aunque los suplementos pueden ser útiles en los meses de invierno para las personas que viven en climas fríos o zonas norte, también vale la pena obtener un poco de vitamina D en su forma más disponible: el sol.

Seguimos aprendiendo más y más sobre la vitamina D y sus beneficios. Se sabe que los niveles bajos se han asociado con todo, desde una mala salud cardiovascular hasta una función inmune más baja. Si estás tomando un poco de sol, de una manera sensata, es probable que también seas más activo, por lo que es un doble beneficio.

Si opta por suplementos, todavía hay un debate sobre la cantidad de vitamina D que necesita diariamente. La cantidad diaria recomendada es de 600 UI, pero la Sociedad Endocrina sugiere consumir niveles potencialmente mucho más altos de 1.500 a 2.000 UI al día.

Además de salir más, busca alimentos como el pez espada, el salmón, el atún, la leche, el yogur, los huevos y el queso para obtener suficiente vitamina. Si te preocupa que puedas tener algún tipo de déficit, es aconsejable controlar tus niveles en tu próximo examen físico, ya que un análisis de sangre es la única forma de saberlo con certeza. Consulta a tu médico antes de tomar cualquier suplemento, también.