Si quieres mejorar la capacidad de tu cerebro para aprender una nueva habilidad o si solo pretendes aumentar la memoria, un reciente estudio sugiere que un entrenamiento rápido de 15 minutos podría ayudar, especialmente si aumentas la intensidad.

Publicado en la revista Scientific Reports, los investigadores reclutaron a 15 hombres jóvenes y sanos que no hacían ejercicio habitualmente, y les hicieron realizar pruebas de memoria en tres ocasiones: una fue después de 30 minutos de ciclismo moderado, otra después de 15 minutos de ciclismo intenso (80 por ciento de su frecuencia cardíaca máxima) y el tercero después de un período de descanso.

La prueba de memoria fue simple: los participantes tenían que presionar botones relacionados con un patrón de puntos que aparecen en la pantalla. Como había una secuencia clara, permitió a los investigadores evaluar cómo se aprendían los movimientos. Es un aprendizaje motor medido, muy parecido a la primera vez que aprendes a escribir en un teclado, por ejemplo. En este caso, la mayor intensidad resultó en un mejor rendimiento de la memoria.

Como los investigadores también hicieron análisis de sangre y resonancias magnéticas funcionales, pudieron determinar que el hipocampo y el núcleo caudado, partes del cerebro asociadas con la memoria y los procesos motores, se activaron después de la sesión de ciclismo más intensa.

En un estudio anterior, el mismo equipo de investigación mostró que el ejercicio de intensidad moderada también puede tener un efecto, pero que funciona mejor en la memoria asociativa. Ese es el tipo que se usa más para recordar que para aprender, y te permite hacer conexiones entre elementos separados. Por ejemplo, recordar el nombre de alguien cuando ves su cara.

La conclusión aquí es que no todas las formas de memoria usan los mismos mecanismos y vías en el cerebro, y el ejercicio de diferentes intensidades puede ser útil para diferentes funciones relacionadas con la memoria.

Mejora la memoria con entrenamientos de alta intensidad

El estudio actual tiene limitaciones: contó con una pequeña cantidad de participantes, incluyó solo a hombres y tuvo un período de tiempo corto. Pero la asociación entre la actividad física y el rendimiento de la memoria está bien establecida en investigaciones anteriores, y otros estudios recientes han sugerido que la intensidad puede desempeñar un papel importante.

Por ejemplo, un estudio de 2019 encontró que los entrenamientos de alta intensidad mejoraron tanto la memoria en los participantes mayores del estudio que los investigadores sugirieron que podrían usarse como una intervención principal para reducir el riesgo de demencia.

Un estudio similar sobre adultos mayores, publicado a principios de este año, encontró que el entrenamiento en intervalos de alta intensidad, que a menudo llega alrededor de la marca de 15 a 20 minutos para una sesión, produce un rendimiento de memoria significativo, incluso para participantes generalmente inactivos.

Por lo tanto, subirte a la bicicleta, incluso si tienes un tiempo limitado en tu horario, puede generar algunos beneficios bastante sólidos para tu cerebro.