Muchas investigaciones han relacionado el ejercicio habitual con una mejor salud cardiovascular, lo que reduce el riesgo de enfermedades cardíacas y derrames cerebrales, y también sabemos que comer verduras es importante.

Pero un estudio reciente, publicoado en el British Journal of Nutrition, sugiere que algunas verduras, como el repollo, las coles de Bruselas y el brócoli, pueden tener una ventaja sobre otras cuando se trata de proteger tu corazón. Incluso si son tus menos favoritos en toda la sección de productos, tu corazón agradecerá darles otra oportunidad.

Los investigadores observaron a 684 mujeres mayores que habían estado aportando datos sobre su salud y hábitos desde 1998, y al comienzo del estudio se tomaron imágenes del nivel de calcificación de las paredes de la aorta, la arteria principal que lleva la sangre desde el corazón a el resto de tu cuerpo. Esto sucede cuando se forman depósitos de calcio en la válvula aórtica del corazón, lo que puede causar un estrechamiento de los vasos sanguíneos y problemas posteriores con el flujo sanguíneo.
Las participantes también proporcionaron información sobre tu ingesta de alimentos, incluidos los tipos de verduras que comían más con regularidad.

Descubrieron que aquellos con una mayor ingesta de verduras crucíferas, que también incluyen bok choy, coliflor y kale, tenían tasas más bajas de calcificación aórtica, lo que significa una mejor salud cardíaca.

¿Qué sustancia de estos vegetales aporta beneficios?

La razón probablemente esté relacionada con el compuesto bioactivo que se encuentra más en este tipo de vegetales, que es la vitamina K. También conocida como filoquinona, esta vitamina aún se está investigando, pero se muestra prometedora en estudios como estos como un factor importante para reducir el riesgo de calcificación. Otra vía de investigación futura es determinar si la vitamina tiene efectos similares en hombres y mujeres más jóvenes.

Lo mejor es que no es necesario consumir una tonelada de estos tipos de verduras para darte un impulso a tu cotización. Los participantes en esta investigación que consumieron al menos 45 gramos de vegetales crucíferos, que es solo un cuarto de taza de brócoli al vapor o media taza de repollo crudo, tenían un 46 por ciento menos de probabilidades de tener una acumulación extensa de calcio en comparación con aquellos que consumieron poco o nadad e estas verduras.

Además de la vitamina K, el nitrato también podría desempeñar un papel importante. Muchos de los alimentos en la categoría de crucíferas también se destacaron en otro estudio reciente en la Revista de la Academia de Nutrición y Dietética, que se centró en verduras de hojas verdes ricas en nitratos, como bok choy, colinabo, rábano, lechuga, espinaca y rúcula, así como jugo de remolacha. En ese estudio, los investigadores encontraron que el consumo regular redujo la presión arterial, ya que el nitrato reduce la constricción de los vasos sanguíneos.

Deberías consumir una dieta sana y equilibrada que consista en alimentos integrales con una amplia variedad de verduras. En las cinco a seis porciones mínimas por día, incluir al menos una porción de vegetales crucíferos puede marcar la diferencia para reducir tu riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.