Una presión arterial sistólica alta (el número más alto) puede indicar una salud cardíaca deficiente, pero ¿ocurre lo mismo cuando aumenta la presión arterial debido al ejercicio? Para responder a esta pregunta, los investigadores de Stanford observaron los resultados de una pruebas de estrés tomadas tanto en reposo como en niveles de ejercicio máximo de 7.500 hombres.

El estudio, que se publicó en el European Journal of Preventive Cardiology, encontró que la tensión alta durante el ejercicio no necesariamente indica que una persona esté en riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca, siempre que se tenga en cuenta la carga de trabajo o la intensidad.

Las pautas actuales de la American Heart Association definen una respuesta exagerada de la presión arterial sistólica (PAS) al ejercicio como un pico de 210 milímetros de mercurio en hombres y 190 mmHg en mujeres. Estos niveles de presión arterial alta (PA) se suelen interpretar para mostrar un mayor riesgo de enfermedad cardíaca.
Sin embargo, en este estudio, los investigadores descubrieron que a mayor presión sanguínea sistólica durante las pruebas en la cinta de correr, mejor era el pronóstico de salud del individuo. Lo que significa que las personas que alcanzaron un valor de PAS más alto vivieron más tiempo que aquellas con un resultado más bajo en el ejercicio máximo.

La tensión alta en deportistas entrenados no tiene por qué ser preocupante

¿Por qué? Fisiológicamente, la presión arterial sistólica aumenta con el aumento de la carga de trabajo (como durante una prueba de esfuerzo en una cinta de correr o bicicleta). Las personas que están en mejor forma, lo que está relacionado con tasas de supervivencia más altas, generalmente pueden alcanzar cargas de trabajo más altas, llegando a tener una tensión alta.

Sobre todo en atletas bien entrenados, conseguir altas cargas de trabajo también significa una lectura de presión arterial alta en el ejercicio máximo, muy por encima de los umbrales actuales. En deportistas bien entrenados, no es raro ver valores de alrededor de 250 mmHg; pero para un individuo no apto, eso sería una lectura alta de SBP, como podrían alcanzar solo 6-7 MET (un paseo pausado y ligero).

A menos que la lectura sea extremadamente alta (un valor superior a 260–270 mmHg probablemente nunca se consideraría «normal»), lo normal es que no sea indicativo de nada más que un alto nivel de condición física, siempre que la prueba sea normal en todos los demás aspectos. En estos se incluirían la respuesta de la frecuencia cardíaca, el electrocardiograma y/o síntomas como dolor en el pecho, disnea excesiva (respiración dificultosa) y náuseas.

Así que, si tienes una buena forma física, lograrás una gran carga de trabajo, probablemente una presión arterial sistólica más alta y un mejor pronóstico. Sin embargo, una mayor SBP por sí sola no significa una mejor condición física. Más bien, en personas sanas, el aumento de SBP seguirá a los MET crecientes.

Esto muestra que es importante que los médicos tengan en cuenta la carga de trabajo, en lugar de solo mirar los datos de la presión arterial al interpretar los resultados de cosas como las pruebas de estrés. Una tensión más alta en una persona con una carga de trabajo alta, por ejemplo, correr, no es tan preocupante como un SP alto en una persona que alcanza una carga de trabajo baja, como un ritmo de ciclismo de fácil esfuerzo.