¿Has probado a saber cuánto tiempo puedes pasar sin estar revisando tu teléfono móvil? Seguro que es más corto de lo que te gustaría reconocer. Estamos obsesionados con mirar las redes sociales continuamente, o saber si alguien nos ha escrito. El móvil ha pasado a ser casi una extensión más de nuestro cuerpo, ¿pero podría aumentar el riesgo de padecer obesidad?

Si bien parte de ese tiempo que usas el teléfono puede ser útil (como cuando haces un seguimiento de los entrenamientos o revisas la temperatura), también hay momentos en los que echamos un vistazo rápido y ni nos damos cuenta de lo que hemos mirado. Ese tiempo podría ser más perjudicial para tu salud de lo que pensabas, o así lo sugiere una investigación presentada en la Conferencia Latinoamericana del American College of Cardiology (ACC) de este año en Cartagena, Colombia.

Aumentan las posibilidades de ser obeso en un 43%

En el estudio, los investigadores contaron con la colaboración de más de 1.000 estudiantes universitarios, a los que les preguntaron sobre el uso de sus teléfonos inteligentes, medidas corporales y hábitos de estilo de vida, incluidos dieta y ejercicio. Descubrieron que las personas que usaban sus teléfonos durante más de cinco horas al día tenían un 43% más de probabilidades de ser obesas, frente a los que pasaban menos tiempo.

En concreto, tenían el doble de probabilidades de tomar más bebidas azucaradas y comer más comida rápida, dulces y bocadillos. Además, también fueron menos activos. Y esto probablemente pueda explicar el por qué el uso de los teléfonos se relaciona con la obesidad. No es que pasar horas mirando una pantalla te haga engordar inherentemente, sino que se tiende a tener comportamientos y estilos de vida no tan saludables.

¿Por qué pasas demasiado tiempo mirando el móvil?

Sé que es mucho pedir que dejes de mirar las redes sociales o que te desentiendas del teléfono por cuestiones de trabajo, pero sí puedes hacer un esfuerzo para ser consciente de reducir el tiempo innecesario que pasas con tu móvil. Asegúrate de no estar desperdiciando el tiempo que podrías estar dedicando a otras cosas, como a entrenar o a prepararte comidas saludables.

Es evidente que la tecnología facilita nuestras vidas, pero no hay que olvidar la práctica de ejercicio físico y una alimentación adecuada para ser saludables. Por supuesto, hay que ser comprometido con el trabajo y los estudios. Comienza a plantearte si realmente pasas más tiempo de la cuenta con este dispositivo. ¿No podrías hacer otra cosa cuando te aburres o tienes tiempo libre?