Según una investigación publicada en Lancet Neurology, las sesiones de spinning pueden ser tan efectivas como los medicamentos para controlar las primeras etapas de la enfermedad de Parkinson. En el estudio, un equipo de investigadores de los Países Bajos reclutó a 130 adultos de 30 a 75 años, con enfermedad de Parkinson en etapa inicial, ya sea para hacer una clase de spinning o realizar una rutina de estiramiento en casa tres días a la semana durante 45 minutos, en un período de tiempo de seis meses.

Ambos grupos recibieron una aplicación motivadora para guiarlos en sus rutinas y recompensarlos por sus logros de entrenamiento. Las bicicletas de spinning estaban equipadas con una pantalla y un software para que los ciclistas pudieran correr, escalar montañas virtuales o incluso jugar un tipo de ciclismo Pac-Man.

Así es como el spinning influye en el Parkinson

Al final del estudio, los del grupo de ciclismo estaban en mejor forma y tenían significativamente menos síntomas de Parkinson, como podían ser temblores y problemas de control muscular, en comparación con aquellos que simplemente realizaron estiramientos. En realidad les fue peor después de seis meses.

Después del período de estudio, el grupo de control obtuvo más de cuatro puntos peor en la escala con la que se midieron las habilidades motoras de los pacientes con Parkinson. Los investigadores vieron que el efecto del ciclismo es casi el mismo que la mejora que se consigue con diferentes medicamentos. Los medicamentos actuales se consideran efectivos en pacientes si mejoran las habilidades motoras en tres puntos. Eso indica cómo de importante es el efecto del ciclismo que hemos encontrado.

¿En qué se diferencia una bicicleta estática de una de spinning?

En el estudio, los investigadores enfatizaron en que el mecanismo detrás de la conexión entre el ejercicio aeróbico y la reducción de la severidad del Parkinson no se conoce todavía. Se cree que el ejercicio desencadena un ambiente óptimo en el cerebro, al aumentar los factores que apoyan el desarrollo de las células cerebrales llamadas neuronas, activando el sistema inmunológico y mejorando la función de las mitocondrias que producen energía en las células.

Además, el grupo que practicó spinning aumentó su condición física y redujo los síntomas, lo que significa que disminuyeron con mayor rapidez, evitando potencialmente complicaciones en los pulmones, el corazón y los vasos sanguíneos, que terminan causando la muerte de muchos pacientes de Parkinson.