Cuando se trata de comer, la mayoría de nosotros tiene como objetivo principal (aparte de que sea delicioso, por supuesto): sentirse satisfecho. Para lograrlo, es importante que incorpores los tres grandes grupos nutricionales (grasas, hidratos de carbono y proteínas), para así aumentar la satisfacción, controlar la digestión, mantener equilibrados los picos de azúcar en la sangre y controlar las hormonas del hambre.
Aunque no existe una combinación idónea para todos, un nuevo estudio, publicado en la revista Nutrients, sugiere que agregar más aguacate a tu dieta podría ser una solución simple para algunos.

¿Por qué el aguacate y no otro alimento?

El estudio asegura que las comidas que incluyen aguacate fresco como sustituto de los hidratos de carbono refinados pueden suprimir significativamente el apetito y aumentar la satisfacción por las comidas sin agregar ni restar calorías.
Los científicos optaron por probar con los aguacates porque son la fruta única que contiene grasas y fibra, y se sabe que ambas disminuyen el hambre. Un aguacate mediano contiene 13’3 gramos de grasa monoinsaturada y 10 gramos de fibra, ¡casi nada!

Para comprobar el efecto saciante que provocaba un aguacate, mientras se reducían los carbohidratos en una comida, los investigadores eligieron a un grupo de 31 adultos, de unos 38 años de media y con un índice de masa corporal medio de 29. Estos tuvieron que elegir una de las tres variedades de sándwich que se les ofrecieron: un panecillo entero con mantequilla o queso en crema y cubierto con lechuga (76% de carbohidratos, 14% de grasa y 12% de proteína); un panecillo menos grande con la mitad de un aguacate y mantequilla (51% de carbohidratos, 40% de grasa y 12% de proteína); y un panecillo mucho más ligero, con mucha menos mantequilla y un aguacate entero (50% de carbohidratos, 43% de grasa y 10% de proteína). Todos los desayunos tuvieron aproximadamente la misma cantidad de calorías: unas 630.

Seis horas después de haber comido, los investigadores analizaron la saciedad, el hambre, la satisfacción, los niveles de energía y extrajeron sangre para medir la insulina, el azúcar en la sangre y otros niveles hormonales relacionados con el hambre y el apetito.

¿Cómo influye el aguacate en nuestro organismo?

Los científicos descubrieron que las comidas que tenían aguacate parecían estimular la hormona intestinal YY, que regula el apetito, reducía el hambre y aumentaba la satisfacción de los participantes después de comer.

Además, los que comieron aguacate también tuvieron menos picos de insulina y azúcar en la sangre. La insulina iAUC (una medida de los aumentos de azúcar en la sangre) fue un 31% más baja en aquellos que introducían el aguacate en todas sus comidas, en comparación con los voluntarios que tomaron un sándwich sin él.