Un estudio de Google e investigadores de epidemiología de la Universidad de Oxford ha encontrado que el rastreo de positivos digitales utilizando una red de teléfonos inteligentes podría ayudar a detener la propagación del nuevo coronavirus, incluso si un número relativamente pequeño de personas descarga la aplicación.

A fines de mayo, Google y Apple presentaron un kit de desarrollo de software que permitiría a los smartphone hacer ping entre sí mediante Bluetooth y registrar qué dispositivos se encuentran dentro de un cierto rango físico (muy similar a Radar Covid en España). Si el usuario de uno de esos teléfonos da positivo en la prueba de COVID-19, se podría alertar a otros sobre una posible exposición y aislarse o pedir hacerse una prueba si es posible.

Radar Covid funciona, aunque lo use un número reducido

El estudio, que se ha publicado en medRxiv, y aún no ha sido revisado por científicos, se centró en Washington, Seattle, Tacoma y Everett. Los investigadores proyectaron que cuantas más personas usaran el sistema de notificación de exposición, mayor era la reducción en las transmisiones de coronavirus.

«Hemos estado explorando diferentes niveles de captación de rastreo de contactos digitales durante algún tiempo en el Reino Unido«, dijo el coautor principal, Christophe Fraser. «Vemos que todos los niveles de captación de notificaciones de exposición en el Reino Unido y los EE. UU. tienen el potencial de reducir significativamente el número de casos de coronavirus, hospitalizaciones y muertes en toda la población«, dijo Fraser. «Por ejemplo, estimamos que en el estado de Washington, una fuerza laboral de rastreo de contactos manual bien dotada de personal combinada con un 15% de adopción de un sistema de notificación de exposición podría reducir las infecciones en un 15% y las muertes en un 11%«.

Los investigadores combinaron datos del mundo real con un modelo epidemiológico, al tiempo que tuvieron en cuenta los patrones que las personas adoptan cuando se mueven entre su casa, el lugar de trabajo, la escuela y otras reuniones sociales.

«Los análisis muestran que la implementación simultánea o independiente de rastreo manual y digital puede ayudar a controlar la epidemia, y debe ayudar a las autoridades locales a cumplir con las métricas de incidencia clave definidas«, comentaba Matthew Abueg de Google Research, quien también se desempeñó como coautor.

El estudio también exploró la posibilidad de colaboración transfronteriza y la interoperabilidad de los programas de rastreo de contactos.