Cuando las niñas sufren conmociones cerebrales, suelen sufrir más síntomas y recuperaciones más lentas en comparación con los niños, algo que la comunidad científica atribuyó a los músculos débiles del cuello y las diferencias hormonales. Pero un nuevo estudio sugiere que, aunque esos factores pueden tener alguna relación, el verdadero culpable puede ser que las niñas reciban un retraso significativo en el cuidado de la conmoción cerebral.

La investigación, que se publicó en el Clinical Journal of Sport Medicine, examinó los registros médicos de 192 niños, 75 niñas y 117 niños, con edades de 7 a 18 años, que habían sufrido una conmoción cerebral relacionada con el deporte.

Tardar en ir al médico especialista es clave para la recuperación

Las niñas tardaron más que los niños en recuperarse por completo en múltiples áreas clave: regresaron al colegio más tarde (cuatro días vs tres días); tardaron casi el doble de tiempo en volver a hacer ejercicio (13 días vs 7 días); su recuperación neurocognitiva, que incluye deficiencias motoras, cognitivas, del lenguaje y otras psicológicas, fue muy inferior a la de los niños (68 días frente a 40 días); recuperaron mucho más tarde la visión y el equilibrio (77 días vs 34 días); y les llevó dos veces y media más de tiempo (119 días frente a 45 días) volver a retomar su deporte.

Además, las chicas también tardaron casi una semana más en buscar atención especializada, lo que los investigadores creen que es la causa definitiva de todos los otros retrasos en su recuperación.
Los niños del estudio buscaron atención especializada de conmoción cerebral en una media de nueve días. Las chicas, en cambio, tomaron una media de 15 días para ver a un especialista en conmociones cerebrales. Ese es el verdadero problema, porque la investigación de conmoción cerebral deportiva muestra que retrasar la atención especializada durante más de una semana se ha asociado con tiempos de recuperación prolongados.

De hecho, cuando los investigadores filtraron los datos y se centraron solo en los niños y niñas que habían buscado atención especializada en conmociones cerebrales dentro de los primeros siete días de la lesión, las diferencias entre hombres y mujeres en todos los resultados desaparecieron.

Pide ayuda cuanto antes

«Se especula en la comunidad científica que las razones por las cuales las atletas adolescentes pueden sufrir más síntomas y recuperaciones prolongadas que sus contrapartes masculinas incluyen una musculatura del cuello más débil y diferencias hormonales«, dice la autora principal, Christina Master. «Ahora vemos que la atención tardía en la conmoción cerebral está asociada con la recuperación prolongada, y eso es algo que podemos abordar«.

Si alguien recibe un fuerte golpe en la cabeza, lo recomendable es llevarlo rápidamente a que revisen la conmoción cerebral. Aunque cada conmoción cerebral es diferente, hay algunas banderas rojas a tener en cuenta. Estos incluyen síntomas como dolor de cabeza, pérdida del conocimiento, amnesia, niebla, náuseas, cambios de humor rápidos y/o severos, inestabilidad, tiempos de reacción lentos, irritabilidad y somnolencia.

Si sospechas de una conmoción cerebral, acude a atención médica especializada en el tratamiento de la conmoción cerebral. Estos especialistas conocerán los síntomas que deben buscar y podrán proporcionar el protocolo adecuado para la recuperación más rápida y segura, sin importar el género.