El viejo dicho es que con la edad viene la sabiduría, pero un nuevo estudio publicado en Aging & Mental Health sugiere que la sabiduría podría provenir de aumentar tu mindfulness a medida que envejeces.

Los investigadores de la Universidad de Flinders en Australia contaron con la colaboración de 623 participantes, de entre 18 y 86 años, y les pidieron que completaran cuestionarios sobre objetivos, bienestar general y características conscientes, como prestar atención y aceptar el momento presente sin juzgarlo. También preguntaron acerca de la «interocepción», que es una sensación de sentir lo que está sucediendo en tu cuerpo, como tener frío o hambre.

Descubrieron que existe un vínculo entre el mindfulness (la atención en el momento presente) y el bienestar que se fortalece con la edad, lo cual es probable porque cuando las personas envejecen, se vuelven más conscientes de tener un tiempo cada vez más limitado. Eso puede crear una sensación de querer apreciar el presente y, a su vez, aumenta la salud y el bienestar en general.

Esto hace que estemos menos preocupados por el futuro y más preocupados por el aquí y ahora. Esta motivación para saborear nuestras experiencias en el momento presente podría, a su vez, ayudarnos a obtener un mayor significado y satisfacción de nuestras experiencias cotidianas a medida que envejecemos.

Un hallazgo que sorprendió a los investigadores es que hay un posible punto de inflexión en la mediana edad donde esto sucede, en lugar de ocurrir solo más tarde en la vida. La gente en la mediana edad tiende a alejarse de juzgar las experiencias como buenas o malas como lo hacen las personas en la edad adulta.

Esto se suma a la investigación previa que indica que hay beneficios significativos al comenzar una práctica de mindfulness, o incluso simplemente gravitar más a menudo hasta el momento presente. Sin embargo, para las personas mayores, esta conclusión de la investigación es que es más probable que esto suceda de forma natural en lugar de intencionalmente, y eso es una gran ventaja.

Como sociedad, a menudo nos centramos en los aspectos negativos de envejecer, pero la investigación nos dice que el envejecimiento también conlleva ganancias en aspectos del funcionamiento social y emocional. Los hallazgos sugieren que la capacidad de interactuar con la vida de manera que apoye el mindfulness podría representar una de esas áreas de fortaleza relacionada con la edad.

¿No te sucede a pesar de que estás en la mitad de la vida o con algo más de edad, o simplemente quieres comenzar con el mindfulness? Te sugiero simplemente comenzar a tomar conciencia de tus pensamientos y alrededores, y prestar atención de manera abierta y sin prejuicios. Comienza a hacerlo durante las actividades cotidianas, como lavar los platos, comer o incluso ir a dar un paseo.

La atención plena puede ser fundamental para reducir el estrés y generar emociones positivas, y puede ayudarnos a responder de manera flexible y optimista a las circunstancias desafiantes, incluso en una pandemia.

¿Cómo aprender a meditar? 4 técnicas de meditación para reducir el estrés