Durante años, la especie humana se ha hecho la misma pregunta: ¿existe alguna hora recomendable para hacer ejercicio si queremos bajar de peso? Como si de un milagro se tratase, las personas quieren saber si entrenar por la mañana activa más su metabolismo, o si están perdiendo el tiempo. Los científicos se han pasado años y años investigando, pero no han dado nunca una respuesta certera.

Por suerte, un reciente estudio ha encontrado la clave a esta pregunta, ¡y no es lo que piensas!

¿Influye la hora o la perseverancia?

Para esta investigación, los investigadores analizaron los datos de 375 personas que encontraron en el Registro Nacional de Control de Peso de EEUU. Los participantes habían perdido por lo menos 14 kilos y habían mantenido ese peso durante al menos un año. Respondieron unas series de preguntas relacionadas con sus hábitos de ejercicio, incluida la hora del día, el tipo de ejercicio y la intensidad con la que entrenaron.

Los datos revelaron que las personas que hacían ejercicio de manera habitual, a la misma hora del día (dando igual cuándo), realizaban ejercicios más moderados o vigorosos en general, llegando a una media de casi 350 minutos a la semana o casi una hora todos los días de la semana.
En cambio, las personas que menos rigurosas con su tiempo de ejercicio, tendían a hacer una hora menos de entrenamiento a la semana, con una media de 45 minutos casi todos los días.

Los investigadores comentaron que «hacer ejercicio a la misma hora del día, independientemente de si es durante la mañana, la tarde o la noche, puede ayudar a lograr niveles más altos de actividad física«. Los estudios muestran que se necesita entre 225 y 420 minutos de ejercicio a semana para perder una cantidad significativa de peso, y hasta 300 minutos de actividad a la semana para mantenerlo.

Entrenar de mañana puede ayudarte a convertirlo en un hábito

Es cierto que ser constante con el entrenamiento es más importante que la hora a la que se realiza, pero también se conoció que la mayoría de estos deportistas solían entrenar por la mañana. Alrededor del 68% de los participantes dijeron que hacían ejercicio todos los días, y la mitad de ellos prefería hacer ejercicio por la mañana, entre las 4:00 y las 9:00 a.m.

Los científicos sospechan que ser constante puede ayudarte a integrar el ejercicios como un hábito. Así que si haces deporte todas las mañanas después de tomar tu café, tu mente comenzará a ponerse en marcha.

Esta investigación coincide con la investigación preliminar de la conferencia académica ObesityWeek, que se presentó en diciembre del año pasado. Los científicos descubrieron que es mejor realizar una cantidad considerable de actividad física en el plazo de las tres horas después de despertarse, ya que hay menos posibilidades de que algo interfiera en tus planes de entrenamiento.
Pero si por cualquier motivo, las mañanas no son para ti, no pienses que es la única manera de mantener tu peso. Tan solo tienes que ser constante y mantenerlo como un hábito.