¿Alguna vez te has saltado un día de entrenamiento para tener la libertad de descansar un poco más a corto plazo, pero se acaba estirando hasta varias semanas sin hacer ejercicio? Incluso, es muy probable que alguna lesión te haya mantenido alejado de la actividad física durante un tiempo. ¿Cómo afecta este tipo de inactividad en tu condición física?

Es evidente que una pausa de hacer ejercicio puede afectar a tu estado físico, pero ¿alguna vez te has preguntado cuánto y cuánto tiempo tarda en influir? Una investigación realizada en la Universidad de Liverpool, en Reino Unido, buscó responder a esa pregunta.

Así influye dejar de entrenar durante dos semanas

En el estudio preliminar, que se presentó en la Reunión Anual de este año de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD) en Barcelona, ​​contaron con la participación de 28 personas que normalmente caminaban más de 10.000 pasos al día. Estos redujeron sus pasos en unos 10.000 pasos, lo que significa que se volvieron casi completamente sedentarios.

Después de 14 días, los investigadores analizaron los niveles generales de condición física de los participantes, que midieron a través de una combinación de pico de VO2 (muestra lo eficientemente que usa tu organismo el oxígeno durante el esfuerzo máximo de ejercicio) y la función cardiovascular por la salud de los vasos sanguíneos. Descubrieron que la función cardiovascular disminuyó en casi un 2% y el pico de VO2 disminuyó en un 4%, lo que llevó a una caída general de los niveles de condición física de hasta un 4%.

Además, la salud metabólica también bajó. La grasa corporal total aumentó un 0’5%, la circunferencia de la cintura en casi 1 cm y la grasa del hígado en un 2%. También se volvieron más resistentes a la insulina, una condición en la que el cuerpo no responde tan rápidamente a la insulina como debería, lo que provoca que se acumule un exceso de azúcar en la sangre y aumente el riesgo de diabetes tipo 2.

Es probable que estos efectos negativos para la salud sean el resultado de la subutilización muscular. Es decir, cuando dejas de hacer ejercicio, los músculos se contraen con menos frecuencia y se reduce la activación de una enzima llamada AMPK, que ayuda a la absorción de azúcar en la sangre como combustible.
La falta de esfuerzo cortante, o la mayor fuerza del flujo sanguíneo en las paredes de los vasos durante el ejercicio, puede contribuir a una peor salud de los vasos sanguíneos. Esto se debe a que cuanto más ejercicio hacemos y más cantidad de sangre bombeemos, más saludable será el corazón y las arterias.

¿Cuánto se tarda en recuperar la forma física?

Pero eso no significa que debas entrar en pánico si dejas de hacer tu entrenamiento durante unas semanas. Los investigadores también estudiaron cuánto tiempo lleva recuperar este estado físico, y esos resultados fueron un poco más alentadores. Después de que los participantes volvieran a su rutina de actividad física, los investigadores volvieron a evaluar los niveles de condición física 14 días después (la misma cantidad de tiempo que descansaron) y descubrieron que habían regresado a su punto de partida.

Según el estudio, la mejor manera de compensar estas consecuencias para la salud es asegurarse de realizar una actividad física habitual. Por lo tanto, aunque no puedas hacer tu entrenamiento normal, será suficiente con hacer un pequeño impulso de ejercicio durante el día, como salir a caminar después de comer o para ir al trabajo.
Aun así, si tienes una lesión que te obliga a permanecer alejado durante un par de semanas, tus niveles de condición física se recuperarán rápidamente cuando vuelvas.