Encías sanas, corazón sano: esa ha sido la conclusión de varios estudios desde hace años. Ahora parece que hay pruebas aún más importantes de que esta teoría es cierta. Una reciente investigación vincula la higiene de tus dientes con una buena salud cardíaca, por lo que aumentan los motivos para que salgas corriendo a por el cepillo y el hilo dental.

En un reciente estudio de Corea del Sur, publicado en el European Journal of Preventive Cardiology, los investigadores observaron a más de 161.000 participantes sin antecedentes de fibrilación auricular o insuficiencia cardíaca en una investigación realizada por el Sistema Nacional de Seguro de Salud de Corea. Además de los hábitos de salud e higiene bucal, los participantes proporcionaron información sobre enfermedades previas y hábitos de estilo de vida como el consumo de alcohol, los niveles de colesterol y la presión arterial.

En un seguimiento de 10 años, los participantes que se cepillaban los dientes tres o más veces al día tenían un riesgo 10% menor de fibrilación auricular y un riesgo 12% menor de insuficiencia cardíaca, en comparación con aquellos que se cepillaban los dientes con menos frecuencia. Es destacable decir que fue independiente de otros factores como la hipertensión, el ejercicio y la edad.

La placa dental es la responsable de tu salud

Según el estudio, tener placa dental en los recovecos de las encías permite que las bacterias orales se filtren en tu sistema circulatorio y causen inflamación. «Las inflamaciones sistémicas debidas a la mala atención de la higiene bucal y la enfermedad periodontal están asociadas con la fibrilación auricular«. La inflamación podría dañar el sistema eléctrico de tu corazón, lo que puede provocar fibrilación auricular o insuficiencia cardíaca.

Esta investigación coincide con estudios anteriores que relacionan la salud del corazón y la disminución de la inflamación con una buena higiene bucal. Existe una amplia evidencia que muestra una conexión entre la enfermedad de las encías y el mayor riesgo de problemas cardiovasculares.
En parte, la investigación se está fortaleciendo porque las pruebas de microbiología están más avanzadas que nunca, y eso les da a los investigadores más información sobre cómo las bacterias viajan a través del cuerpo y dónde terminan.

Se puede ver que las bacterias que se han formado en las encías viajan a través del torrente sanguíneo. Cuando eso sucede, puede adherirse a las paredes arteriales y potencialmente causar pequeños coágulos de sangre. En el peor de los casos, esos coágulos pueden crecer y causar eventos cardiovasculares como accidente cerebrovascular o insuficiencia cardíaca.

Pero no solo el corazón puede verse afectado. Debido a que las bacterias pueden aumentar la inflamación en el cuerpo, eso también puede aumentar el riesgo de otros problemas. Por ejemplo, un estudio publicado en el International Journal of Cancer señaló que la placa dental, que puede ser un conjunto de bacterias, puede aumentar el riesgo de cáncer de páncreas.

El entrenamiento de resistencia puede estar arruinando tu salud bucal (aunque te cepilles dos veces al día)