Te sientes abrumado y agotado, tal vez por los plazos de trabajo o un horario de entrenamiento repleto. Pero cada problema tiene un lado positivo: ese estrés podría hacerte una mejor fuente de apoyo para quienes te rodean. Quizás estés pensando, ¿qué? Pero la ciencia lo respalda: una investigación reciente, publicada en la revista Stress & Health, sugiere que, aunque ciertamente tiene sus desventajas, en realidad podría aumentar el apoyo que brindas a los demás, así como cuánto de abierto estás a recibir apoyo.

Para determinar los efectos emocionales del estrés, los investigadores entrevistaron a 1.622 personas (hombres y mujeres de edades comprendidas entre 33 y 84 años) sobre si habían experimentado factores estresantes, como discusiones o eventos emocionalmente agotadores, en el trabajo o en casa, y si ofrecían o recibían apoyo emocional durante todo el día. Sus respuestas fueron recogidas todas las noches durante ocho noches.

De media, aquellos que habían experimentado un estresante tenían más del doble de probabilidades de haber dado o recibido apoyo emocional ese día. Además, tenían un 26% más de probabilidades de ofrecer apoyo al día siguiente, incluso si no experimentaron un factor estresante ese día.

Las mujeres tendieron a participar más en dar y recibir apoyo emocional que los hombres el día que ocurrió el estresante, pero tanto los hombres como las mujeres tenían más probabilidades de brindar apoyo al día siguiente. La edad no parecía ser un factor, excepto que los adultos mayores tenían menos días con saturación.

El hallazgo sorprendió a los investigadores, según el coautor del estudio, David Almeida. Dijo que estos resultados resaltan un beneficio del estrés y muestra que los estresores no tienen que distanciarte de los demás; de hecho, pueden crear conexiones más fuertes. El estrés predice cuánto apoyo brindarás al día que lo siente, así como al día siguiente. Además, esto podría proporcionar una base para futuras investigaciones que se centran en otras formas en que el estrés puede ser aprovechado de manera positiva.

Sin embargo, vale la pena señalar que los efectos a largo plazo del estrés en tu cuerpo pueden incluir problemas de salud, como presión arterial alta, enfermedades cardíacas, obesidad y diabetes. Montar en bicicleta o dar un paseo por el parque puede reducir tus niveles de estrés. Pero esta investigación tiene como objetivo ayudar a no ver el estrés como un monstruo para ser conquistado, y en su lugar pensarlo como un empujón hacia mejores conexiones con amigos y familiares. Puede haber umbrales de estrés que sean saludables, o eso asegura el autor del estudio.