¿Es el postre tu parte favorita de comer? ¿Eres una persona que no puede dejar de pensar en el postre? Según un reciente estudio, esto no tendría por qué ser una debilidad tuya. Elegir la parte dulce antes que el resto de tu comida podría ayudarte a escoger opciones más saludables.

¿Variamos nuestra elección de forma online y en la vida real?

La investigación, publicada en el Journal of Experimental Psychology, comprobó cómo el orden de presentación de los alimentos afectó a la elección de los mismos y realizaron el experimento tanto en una cafetería como en pedidos online.

Los investigadores probaron las opciones de alimentos de 134 voluntarios en una línea de buffet. En un experimento, se les presentó en primer lugar un postre visto como «indulgente» (tarta de queso), antes de ver el resto de opciones para el plato principal: una opción «indulgente» de pescado frito con salsa tártara y papas fritas, o una opción «saludable» de fajitas de pollo a la plancha con una pequeña ensalada verde.
Cuando el postre dulce se ofreció primero, la gente eligió el plato principal y el acompañamiento más saludables casi el 69% de las veces. Pero cuando lo vieron al final, eligieron los platos saludables solo el 31% de las veces. En cambio, cuando el postre más saludable (un mix de fruta fresca) se ofreció primero, el plato principal y el acompañamiento saludable solo se eligió el 46% de las veces.

Esta misma tendencia ocurrió también en los pedidos online. Cuando se muestra el postre dulce en primer lugar, el 56% de los participantes eligió un plato principal más ligero, y solo el 44% por ciento eligió el plato principal más saludable si primero veían el postre saludable.

Elegir una tarta de queso podría hacerte consumir menos calorías

El recuento de calorías para la comida con postre dulce y platos saludables fue más bajo que cuando el postre era saludable y se elegían platos principales más calóricos. En concreto estamos hablando de 496 calorías frente a 865. Así que es posible que estés ingiriendo menos calorías cuando escoges la tarta de queso.

Esto se debe a la creencia de que si elegimos un postre más saludable primero (fruta), luego tomarás decisiones menos saludables en el resto de platos. «Los alimentos saludables pueden indicar el progreso hacia una meta y, por lo tanto, hacen que las personas tengan más probabilidades de tomarse cierta licencia para elegir platos menos saludables«, comentaba el autor del estudio.

Es decir, tu mente piensa que ya hiciste una buena elección apostando por un postre saludable, por lo que se toma la libertad de darse un pequeño homenaje en el resto de platos. De igual manera se aplica en la otra opción. Si ya has «pecado» en el postre, tu mente intenta elegir platos más saludables para compensar. ¡Quién nos iba a decir que elegir un brownie primero podría ayudarnos a mantener mejores decisiones!