Cuando se trata de la prevención de lesiones en el deporte, existen numerosas estrategias que pueden ayudar, incluido el estiramiento dinámico, el entrenamiento cruzado adecuado y el aumento gradual de la intensidad. Ahora, hay otra táctica importante a considerar: dormir bien.

Un reciente estudio, publicado en el Journal of Science and Medicine in Sport, examinó a 95 atletas de resistencia, incluidos ciclistas, nadadores, corredores y triatletas. A lo largo de un año, los investigadores rastrearon las quejas de salud relacionadas con problemas cardiorrespiratorios, problemas gastrointestinales y luchas psicológicas, así como la cantidad de sueño, la carga de entrenamiento y los nuevos episodios de lesiones.

Encontraron que el mayor aumento en las lesiones se produjo entre los que escaseaban en el sueño, durmiendo menos de siete horas por noche. También hubo un aumento en el riesgo de lesiones para aquellos que informaron de problemas psicológicos, aunque no fue tan alto como la conexión del sueño.
En cambio, no hubo una asociación significativa entre las nuevas lesiones para aquellos que informaron de nuevos problemas de salud y cargas de entrenamiento más altas.

¿Por qué dormir es importante para evitar lesiones?

Tiene mucho sentido ver el sueño como una herramienta para el rendimiento deportivo, ya que los adultos secretan la hormona del crecimiento principalmente durante la fase de sueño profundo. Este proceso es fundamental para la síntesis de proteínas, la recuperación muscular, la función del sistema inmunológico y la modulación de la respuesta inflamatoria de tu cuerpo.

Sería lógico pensar que la pérdida crónica del sueño o un trastorno causarían sufrimiento a cualquier deportista. No solo podemos caer enfermos más fácilmente, sino que además nos lleva más tiempo recuperarnos de una lesión. Incluso se podría acortar el tiempo que podemos permanecer activos.

Otro estudio reciente sobre el sueño, publicado en el Journal of Bone and Mineral Research, añade otra ventaja a considerar, sobre todo para las mujeres mayores. La investigación analizó a más de 11.000 mujeres posmenopáusicas y encontró que las que dormían cinco horas o menos cada noche tenían una densidad ósea más baja en comparación con las mujeres que dormían siete horas por noche o más.

Incluso el estado de ánimo puede verse afectado por los deportistas, según una investigación publicada en la revista Physical Therapy in Sports, que encontró que los problemas de sueño condujeron a alteraciones del estado de ánimo y aumentaron los problemas generales de salud.

En resumen, debemos dormir lo suficiente, alrededor de ocho horas. Es un factor tan importante como una correcta nutrición e hidratación, si queremos prevenir lesiones, mantener los huesos fuertes y aumentar el estado de ánimo en los años venideros.