Como probablemente te hayas dado cuenta, los consejos nutricionales siempre están cambiando y evolucionando, especialmente en lo que respecta a mantener tu corazón saludable. ¿Deberías tomarte con calma el consumo de carbohidratos? ¿Debes seguir una dieta basada en vegetales? Parece que todos los días hay nueva información sobre cómo estructurar nuestras comidas.

Pero resulta que es posible que no tengas que preocuparte tanto por los detalles. Una nueva investigación del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, descubrió que siempre que lleves una dieta saludable general que incluya hidratos de carbono, proteínas y grasas saludables, puede evitar daños en tu corazón.

¿Cómo influyen las dietas en nuestra salud?

El estudio, publicado en el International Journal of Cardiology, contó con la participación de 164 participantes (con una edad media de 53 años) que tenían presión arterial alta pero no tomaban ningún medicamento para controlarla.

Todos siguieron las siguientes tres dietas durante seis semanas cada una, antes de pasar a la siguiente (hubo un período de parón de entre dos y cuatro semanas entre cada dieta):

  • Una dieta rica en hidratos de carbono similar a la dieta DASH, donde el 58% de las calorías provienen de los carbohidratos.
  • Una dieta rica en proteínas, donde el 10% de las calorías de los carbohidratos fueron reemplazadas por proteínas.
  • Una dieta rica en grasas no saturadas, en la que el 10% de las calorías de los carbohidratos fueron reemplazadas por grasas no saturadas.

Las tres dietas eran bajas en grasas saturadas, colesterol y sodio, y la ingesta calórica diaria de todos se basaba en el propio tamaño corporal, sexo y nivel de actividad física.

Los investigadores encontraron que cada tipo de dieta, independientemente de sus macronutrientes (proteínas, carbohidratos o grasas), reducía la lesión cardíaca y la inflamación en cada uno de los períodos de seis semanas.

Una lesión cardíaca se refiere al daño a las células del músculo cardíaco. Cualquier problema cardíaco puede ser causado por ataques cardíacos, exceso de estrés en el corazón, trauma directo de lesiones o medicamentos, o enfermedades que afectan la estructura del corazón, como la presión arterial alta.

¿Cuál es la alimentación ideal?

Llevando una dieta saludable que incluya proteínas, carbohidratos y grasas insaturadas reduce tus posibilidades de ser diagnosticado con enfermedades que se sabe que aumentan su riesgo de enfermedades cardiovasculares, como hipertensión, colesterol alto, diabetes y obesidad. Se ha demostrado que consumir una dieta alta en alimentos procesados, incluso durante tan solo dos semanas, conduce al aumento de peso.

Los alimentos no procesados, como las frutas y verduras, son relativamente bajos en calorías, pero son buenas fuentes de fibra y potasio, lo que los hace más saciantes y útiles para reducir la presión arterial. Los alimentos poco saludables pueden empeorar rápidamente tu salud, pero es tranquilizador saber que una dieta saludable puede mejorar la salud en plazos similares.

Aunque determinar una dieta «óptima» ha sido difícil, la mayoría de los expertos están de acuerdo en que una dieta saludable en general debe incluir una mezcla de proteínas, carbohidratos y grasas saludables, además de vitaminas y minerales esenciales. Esto quiere decir limitar los azúcares añadidos, los carbohidratos refinados y las carnes procesadas con alto contenido de grasa.