¿Podría el déficit de vitaminas afectar a tu factor de riesgo de enfermedad cardiovascular? Eso es lo que sugiere un estudio reciente de la revista Nutrients. El estudio encontró una relación entre los niveles de vitamina B12 y los perfiles de lípidos, que es un panel de análisis de sangre que incluye sus cifras de colesterol y triglicéridos (tipos de grasas que se encuentran en la sangre).

Los investigadores observaron a 341 mujeres sanas de entre 19 y 30 años y recopilaron datos sobre su dieta, actividad física y niveles de vitaminas. Descubrieron que los niveles bajos de vitamina B12 se asociaban con niveles más altos de colesterol total, colesterol LDL (malo) y triglicéridos, incluso después de ajustar los efectos que el índice de masa corporal, la grasa abdominal y el porcentaje de grasa corporal total tienen en el cuerpo.

La razón de esto es importante;  para hombres y mujeres, los niveles más bajos de B12 pueden estar relacionados con niveles más altos de un aminoácido llamado homocisteína en la sangre, que se considera un marcador del desarrollo temprano de enfermedades cardíacas, ya que puede dañar arterias y venas, entre ellas los que están alrededor del corazón. La investigación publicada el año pasado muestra que las personas mayores de 60 años que hacen 20 minutos de ejercicio diario moderado o intenso tienen una probabilidad significativamente menor de desarrollar una enfermedad cardiovascular.

Para los deportistas en concreto, es importante obtener suficiente vitamina, ya que puede afectar a los niveles de energía y resistencia. La cantidad diaria recomendada de vitamina B12 en la mayoría de los adultos sanos es de 2’4 microgramos (mcg) por día, pero las mujeres embarazadas necesitan un poco más, 2’6 mcg.

¿Qué personas son más propensas al déficit de vitamina B12?

La mayoría de las personas alcanzan fácilmente esta cantidad si comen productos de origen animal como carne, pescado, huevos y productos lácteos. Las personas que pueden no consumir lo suficiente son veganos, vegetarianos, personas con enfermedades gastrointestinales (ya que pueden tener problemas de mala absorción) y personas que toman ciertos medicamentos (incluida la metformina para los niveles altos de azúcar en sangre y medicamentos supresores de ácido para la enfermedad por reflujo).

Incluso si tienes problemas con el colesterol alto y los triglicéridos, no se recomienda quedarse sin un suplemento de B12 hasta que un médico controle los niveles de vitamina para determinar si realmente tienes un déficit. Mientras tanto, un mejor primer paso podría ser la selección de alimentos. Además, agregar un poco de levadura nutricional a tu dieta es una manera fácil de obtener más vitamina.

Si una persona tiene una enfermedad cardíaca o está preocupada por prevenirla, debe observar su ingesta general de alimentos, incluida no solo la vitamina B12, sino también la cantidad de grasas saludables y no saludables que consume. Los científicos saben que las personas que comen más frutas y verduras también tienen un riesgo menor de enfermedades cardíacas, por lo que este debería ser el enfoque, no un solo nutriente.