A todos nos ha pasado alguna vez: terminas de entrenar intensamente y te da vergüenza cruzarte con la gente. Ni te atreves a ir a por pan porque tu ropa huele a tigre. Y no es un problema de que no hayas usado desodorante o de que no estés aseado, pero llegas a casa deseando de ducharte y meter la ropa en la lavadora.

Si eres uno de los afectados, tenemos una buena noticia: esto podría ser cosa del pasado. En lugar de cortarte por ese olor a sudor, es posible que puedas entrar con confianza en tu cafetería favorita después de un entrenamiento. Y lo que es mejor: olerás a aroma a limón.
Puede parecerte extraño, pero puedes agradecer a los cerdos por ese olor agradable, según un estudio de la Universidad de Minho en Portugal.

¿Cómo convertir el sudor en aroma de limón?

En la investigación, los investigadores descubrieron que podían crear un aroma a limón activado por el sudor al colocar una proteína que se encuentra en los hocicos de los cerdos. Esta se une con moléculas de aroma como el β-citronelol, un aroma natural que se encuentra en la rosa y en la planta del limón, dentro de la tela de algodón.

El funcionamiento es «sencillo». La proteína que se une al algodón captura el olor, y el sudor (o agua salada) desencadena su emisión. Los componentes en el sudor desplazarían el olor que fue capturado en la proteína, haciendo que se dispersara rápidamente y dejase de oler mal.

Los investigadores también probaron un segundo método usando liposomas, una pequeña burbuja que imita el material de una membrana celular y que se usa a menudo para la absorción de nutrientes o medicamentos. Aunque en este caso serviría para unir el aroma a la tela en lugar de las proteínas. En este caso, se consiguió retener más fragancia y liberar un aroma más constante.

Aunque este descubrimiento puede ser un punto de inflexión en la ropa deportiva, aún están tratando de encontrar un método para fijar la proteína en el algodón de forma permanente. Si es cierto, tardaremos varios años en poder disponer esta maravilla para uso general. Así que por ahora nos tendremos que conformar con una ducha rápida al llegar a casa y lavando la ropa adecuadamente.