¿Algunas investigaciones anteriores han encontrado que el riesgo de que un ex fumador padezca cáncer de pulmón es de alrededor del 39% en los cinco años posteriores a dejar de fumar, incluso para aquellos que alguna vez fumaron mucho. No obstante, el riesgo sigue siendo tres veces mayor después de 25 años frente a aquellos que nunca fumaron.

No puedes retroceder en el tiempo para apagar los cigarrillos. Pero hay algo que puedes hacer para ayudar a proteger tus pulmones en el futuro: mantente activo, como sugiere un nuevo estudio publicado en el American Journal of Preventive Medicine. En la investigación, los investigadores analizaron la relación entre la aptitud cardiorrespiratoria y las tasas de cáncer de pulmón entre los hombres que solían fumar y los que todavía lo hacen.

La clave para reducir la probabilidad de cáncer de pulmón: el ejercicio físico

Los investigadores analizaron a casi 3.000 hombres (aproximadamente la mitad eran ex fumadores) con una edad media de 59 años. Los siguieron durante 11 años y determinaron su aptitud cardiorrespiratoria a través de pruebas de cinta de correr, en las que la capacidad de ejercicio se determinó utilizando equivalentes metabólicos (MET), una medida para saber cuánto oxígeno se consume durante la actividad. Los MET suelen proporcionar una buena idea sobre cómo de bien se está suministrando el oxígeno en los músculos durante el ejercicio.

De los 99 participantes diagnosticados con cáncer de pulmón en ese período, 79 de ellos murieron dentro de los cinco años posteriores al diagnóstico. Entre los ex fumadores, cada aumento de 1 MET durante las pruebas en cinta resultó en un 13% menos de riesgo de desarrollar cáncer de pulmón. Y cuanto más altos son los niveles de condición física, menores son los riesgos: los grupos de actividad a un nivel moderado y alto vieron puntuaciones de riesgo más bajas de 51% y 77%, respectivamente.

Los fumadores actuales también vieron grandes beneficios, con cada aumento de 1 MET se vinculaba a un riesgo del 18% menor en comparación con otros fumadores actuales que no tenían unos grandes niveles de condición física. Los niveles de condición física moderada a alta tuvieron puntajes de riesgo más bajos (85%).

«La conclusión aquí es que mejorar o mantener los niveles de condición física es muy importante para la salud general y la prevención de enfermedades crónicas, incluida la reducción del riesgo de mortalidad«, dijo el autor principal, Baruch Vainshelboim. «Las personas necesitan hacer ejercicio aeróbico durante 20-30 minutos, de tres a cinco veces por semana, y no solo aumentar los niveles de actividad física al caminar al supermercado«.

¿Por qué el ejercicio tiene este poder?

Sobre por qué el ejercicio se considera una herramienta para luchar contra el cáncer, Vainshelboim dijo que no se sabe completamente, pero que se sabe que el ejercicio mejora el funcionamiento fisiológico de muchas maneras, incluyendo un estado metabólico mejorado, un mejor funcionamiento del sistema inmunológico y un sistema hormonal más equilibrado y regulado. Todo esto puede tener un gran impacto en la prevención del cáncer, dijo.

Aunque este estudio solo se realizó en hombres, es probable que los resultados sean similares para las mujeres. No obstante, se necesita investigar más para tener unos datos vinculados a la realidad.