El comportamiento sedentario tiene mala reputación por una buena razón: investigaciones anteriores lo han relacionado con problemas metabólicos, enfermedades cardiovasculares, obesidad y muchos más problemas de salud. Pero un reciente estudio sugiere que no solo ser sedentario podría ser un problema, sino la forma en la que te mantienes durante la inactividad.

La investigación, publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, detalla cómo un equipo de investigadores siguió los movimientos y la salud de Hadza, una comunidad de cazadores-recolectores, y su nivel de enfermedades cardíacas y trastornos metabólicos.

Para el estudio, las personas usaban dispositivos que medían la actividad física y los períodos de descanso. Aunque tenían altos niveles de actividad física, más de tres veces lo que recomiendan las pautas federales de salud de Estados Unidos, también pasaron entre nueve y 10 horas al día en reposo, aproximadamente la misma cantidad que las personas en sociedades desarrolladas.

A pesar de todo ese tiempo sedentario, no tuvieron los mismos resultados negativos de salud comúnmente asociados con el comportamiento sedentario. Este estudio sugiere que quizás no sea el tiempo de inactividad lo más importante para la salud humana, sino que las formas en que descansamos tienen un impacto mayor. Los Hadza suelen descansar en posturas que requieren que sus músculos mantengan niveles ligeros de actividad, ya sea en sentadilla o de rodillas.

Aunque esta hipótesis necesita más pruebas, parece que la evolución humana probablemente incluyó largos períodos de descanso en posturas activas como ponerse en cuclillas y arrodillarse, al igual que las demostradas por las poblaciones actuales de cazadores-recolectores, y ese es potencialmente uno de los factores que aumentan la salud en general.

Estas posturas de descanso activo, como ponerse en cuclillas y arrodillarse, conducen a mayores niveles de actividad muscular. A su vez, eso requiere energía. Lo más probable es que la energía provenga de la descomposición de los lípidos (grasas) en las células, lo que reduce la cantidad de triglicéridos (un tipo de grasa) que circula en el torrente sanguíneo, proporcionando combustible para que los músculos trabajen.

¿Cómo afecta estar sentado todo el día?

¿Deberíamos ver la televisión y comer mientras estamos en postura de sentadilla? ¿Tendríamos que adoptar la postura de los japoneses al comer? Aunque todo esto proporcionaría ventajas, estas posturas son realmente difíciles para la mayoría de las personas que no han crecido haciéndolas en un hábito.

De hecho, si has pasado una buena cantidad de tiempo sentado en sillas normales, es probable que tus flexores de la cadera estén demasiado apretados para ponerte en una posición en cuclillas completa con los pies apoyados en el suelo. Es útil comenzar a practicar gradualmente una sentadilla, pero mientras tanto, te sugiero simplemente encontrar maneras de aumentar la actividad muscular durante el trabajo y el tiempo libre.

Reduce largos períodos de estar sentado con pausas para caminar y moverte. Piensa en estas posturas de sentadilla y de rodillas más como un modelo de por qué deberíamos encontrar formas de mejorar la actividad muscular durante todo el día.