Tal vez hayas probado el entrenamiento en intervalos de alta intensidad (HIIT) como una forma de equilibrar tu entrenamiento y no te gustó. ¿Pero has probado SIT? Un reciente estudio, publicado en la revista Psychology of Sport and Exercise, encontró que agregar ejercicios de intervalos a una rutina diaria puede tener grandes beneficios incluso para personas inactivas, pero no todos los entrenamientos de intervalos son iguales.

Los investigadores observaron a 30 adultos jóvenes que no hacían ejercicio con regularidad y les pidieron que completaran tres pruebas de ciclismo en un laboratorio en días separados. Hicieron HIIT en un día, y entrenamiento a intervalos de velocidad (SIT) y entrenamiento continuo de intensidad moderada (MICT) los otros días.

HIIT consistió en sesiones realizadas a aproximadamente el 80 por ciento de la frecuencia cardíaca máxima de un participante. SIT acortó los episodios de actividad en un enfoque de «esfuerzo total», mientras que MICT tuvo una frecuencia cardíaca máxima más baja y períodos más largos de descanso de baja intensidad. Todas las sesiones tuvieron la misma duración, alrededor de 20 a 25 minutos.

Incluso las variaciones aparentemente menores, como cambiar su tasa de esfuerzo, pueden tener un efecto significativo en tu motivación para hacer ejercicio, comentaron los investigadores. La conclusión, sugirieron, es que las personas responden de manera diferente a varios niveles de intensidad, y esas respuestas influyen en la participación.

¿Cuál es el mejor tipo de entrenamiento por intervalos?

La versión corta es que encuentres la que más te guste. Con el entrenamiento por intervalos, eso significa encontrar la combinación de trabajo y tiempo de descanso que te hace sentir desafiado pero que no te deja temiendo el próximo entrenamiento.

El otro beneficio del entrenamiento de intensidad para aquellos que tienden a concentrarse en un tipo de actividad, como el ciclismo, es que proporciona una agradable explosión de entrenamiento cruzado y que puede ayudar a prevenir lesiones.

Los diferentes tipos de movimiento pueden hacer mucho para aumentar tu rango de movimiento, involucrar diferentes grupos de músculos y proteger tus articulaciones. Todo eso puede tener un efecto en la reducción de los riesgos relacionados con la actividad repetitiva que tiende a utilizar los mismos músculos repetidamente.

Con ese fin, es útil no solo hacer sesiones HIIT, sino también mezclarlas. Con solo 15 a 20 minutos de entrenamiento se muestran beneficios, eso podría implicar una combinación de cuatro o cinco ejercicios realizados en múltiples series, y lo mejor de todo, esa sesión podría actuar como un calentamiento dinámico.