Las bacterias buenas en tu intestino se han relacionado con una serie de beneficios, que incluyen salud inmunológica, mejor sueño, prevención del cáncer y control de peso. Ahora, una investigación reciente destaca que también es un impulso potencial para la salud de tu corazón.

El análisis se centra en un microbio en particular llamado Eubacterium limosum, a veces llamado E. limosum, que se ha demostrado que calma la inflamación en el tracto digestivo. Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio rastrearon la actividad de la bacteria y encontraron que también reduce la producción de una sustancia química llamada trimetilamina, que puede obstruir las arterias.

Aunque no elimina el problema, podría tener un gran impacto en la reducción del riesgo de enfermedad cardíaca. Esto afecta a la salud al evitar que un compuesto problemático empeore; y aislar el microbio es un paso hacia la creación potencial de un producto terapéutico que podría usarse para la prevención de enfermedades cardíacas.

La trimetilamina se produce como un subproducto cuando el cuerpo metaboliza los alimentos y algunos tipos de bacterias no beneficiosas en el intestino interactúan con nutrientes específicos.

En el caso de los deportistas, entre esos nutrientes se encuentra la L-carnitina, un compuesto químico que se encuentra en la carne y el pescado, que también se utiliza como complemento nutricional para mejorar la recuperación después del ejercicio. Según esta investigación, es posible que aumente tu riesgo de aterosclerosis sin suficiente E. limosum para contrarrestar la producción de trimetilamina.

Pero todavía hay mucho que aprender sobre estos microbios y cómo funcionan durante el metabolismo, por lo que no es necesario renunciar a tu suplemento de L-carnitina si te está funcionando.

vasito de yogur con frutas

¿Qué otros beneficios aportan las bacterias benignas?

Sin embargo, es posible que quieras hacer más para mejorar tu salud intestinal en general, considerando que este no es el primer estudio que vincula el microbioma intestinal con resultados cardiovasculares. Un estudio en Circulation, publicado originalmente en marzo de 2017, señaló que los microbios intestinales pueden mejorar o deteriorar la función cardíaca según la composición de tu microbioma.

En otro estudio en European Heart Journal, publicado en mayo de 2018, las mujeres de mediana edad con baja diversidad bacteriana tenían niveles más altos de inflamación y rigidez arterial, lo que llevó a esos investigadores a sugerir centrarse en la salud intestinal como una forma de tratar los problemas cardíacos relacionados con la edad.

Además, los microbios en tu intestino pueden alterar la forma en que almacena grasa, equilibra los niveles de glucosa en sangre y protege contra patógenos. Algunos expertos incluso han señalado que puede ayudar a mejorar el rendimiento del ejercicio.

Mejorar la salud intestinal comienza con los alimentos: consumir frutas, verduras, fibra integral, yogur y kombucha son buenas opciones, pero un microbioma saludable también depende de otros hábitos saludables como actividad regular, sueño de calidad, niveles reducidos de estrés, menos azúcar, y consumo moderado de alcohol. Básicamente, todas las tácticas que seguiría para una mejor salud en general también le darán a las bacterias buenas en tu intestino justo lo que necesitan.