No es la primera vez que escuchamos que estar sentado demasiado tiempo es malo para nuestra salud. Nuestro cuerpo está diseñado para moverse, no para ser sedentarios y no movernos durante horas. Pero, ¿todas las maneras de estar sentados son iguales y afectan de la misma forma a la salud? Parece que una reciente investigación ha demostrado que dependiendo donde elijas descansar, podemos obtener un efecto u otro.

¿Resulta igual estar sentado viendo la televisión que trabajando?

En el estudio, los científicos contaron con la participación de más de 5.000 adultos negros en Jackson (Mississippi), y les preguntaron con qué frecuencia se sentaban en el trabajo, cuánta televisión veían al día y si hacían ejercicio. Los estuvieron siguiendo durante un período de aproximadamente ocho años para conocer cuántos experimentaron un problema cardiovascular, como un ataque al corazón o un derrame cerebral, o quienes murieron durante ese periodo de tiempo. Los investigadores escogieron este tipo de muestra porque tienden a tener un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.
Después de pasar ocho años, se registraron 129 problemas de enfermedad cardiovascular y 205 muertes.

Los investigadores descubrieron que las personas que estaban más de cuatro horas diarias frente a la televisión eran un 49% más propensas a desarrollar enfermedades cardiovasculares o morir durante el estudio, frente a aquellas que veían menos de dos horas.
¿Y qué ocurre con las personas que se pasan varias horas sentadas en el trabajo? Resultó curioso que estar siempre o casi siempre sentados en el trabajo no aumentaba las probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular o morir de manera prematura, frente a aquellas que no solían estar sentadas en el trabajo.

¿Por qué se consiguen diferentes efectos?

Hay una multitud de razones por las cuales tu tiempo de ocio crea efectos peores que ser sedentario en el trabajo. Lo habitual es que cuando estamos viendo la televisión, comamos algún snack (que rara vez es verdura o fruta).
Además, la luz de la televisión puede afectar a tu descanso nocturno y hacer que se desestabilice. Por lo que podríamos encontrar efectos negativos, como el aumento de peso.

Sin embargo, cuando estamos sentados en el trabajo, es habitual que tengas que levantarte para ir a hablar con tu jefe, ir a la impresora o salir a desconectar 5 minutos. Estos pequeños breaks hacen que se interrumpan largos períodos de sedentarismo. Incluso, cuando estás en tu escritorio puedes estar inquieto o estirarte de vez en cuando.

La investigación también encontró que hacer ejercicio cuando no estás sentado en el sofá, puede ser útil. Por ejemplo, una persona que ve dos horas de televisión al día y realiza 30 minutos de ejercicio moderado tendrá un riesgo menor de muerte prematura que una persona que permanece sentada por la misma cantidad de tiempo y no hace ejercicio en absoluto.