El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte de España ha realizado un estudio para conocer cuántos de sus habitantes son sedentarios. Los datos son bastante alarmantes, siendo el 73% de los españoles los que abogan por el sedentarismo en sus vidas. O lo que es lo mismo, tres de cada cuatro españoles no realizan el ejercicio físico mínimo que se recomienda para llevar un estilo de vida saludable. Esto, evidentemente, deriva en problemas cardiovasculares como el sobrepeso, la obesidad o la diabetes.

¿Qué recomienda la OMS?

La Organización Mundial de la Salud expone desde hace tiempo unas pautas recomendables para tener una vida saludable. Es importante que los niños y adolescentes realicen, al menos, una hora de deporte al día; siendo dos horas y media en el caso de los adultos. Deporte, actividad física o mantenernos activos. Son muchísimos los estudios que aseguran que mantener un estilo de vida activo, reduce la aparición de enfermedades.

Si todos fuéramos activos, estaríamos promoviendo un ahorro en costes de sanidad que podría llegar a los 54.000 millones de dólares en el mundo, según la Revista Española de Cardiología. Asimismo, este estudio incluye otros gastos asociados a las muertes provocadas por la inactividad física, llegando a los 68.000 millones de dólares en total.

¿Qué medidas quiere implantar el Ministerio español?

Sabemos que el sedentarismo es un problema mundial, pero es de primera necesidad que España reduzca ese alto porcentaje para tener una población más saludable. Para ello, el Consejo Superior de Deportes ha creado una Estrategia para Fomentar la Actividad Física y así luchar contra el sedentarismo.

El deporte no debe ser una opción, ni debe depender de la renta económica que dispongamos. Es necesario que todos los sectores de la población se mantengan activos, por lo que proponen los siguientes planes:

  • Añadir una hora semanal más de la asignatura de Educación Física en Primaria y Secundaria.
  • Apostar por programas de Actividad Física y del Deporte desde los centros médicos, que se dirijan a toda la población, sobre todo, a los mayores, discapacitados y personas en riesgo de exclusión social.
  • Desarrollar una ley que regule el ejercicio de las profesiones del deporte.

Ojalá se acabaran aumentando las clases de ejercicio físico en colegios e institutos. En la actualidad, tan solo se dan 2 horas semanales y en secundaria, una de ellas, es teórica. ¿Realmente estamos ayudando a enseñarles hábitos saludables?
Al igual que sería interesante que los trabajos incentivaran a sus empleados a realizar deporte durante alguna hora laboral o pagándoles la cuota del gimnasio.