Soy consciente del gran reparo que le da a muchas personas entrenar piernas, pero el estudio que te expongo a continuación va a hacer que te replantees fortalecer tu tren inferior sin excusas. La Universidad de Milán ha llevado a cabo una investigación que asegura que entrenar piernas soportando peso, envía señales al cerebro que son fundamentales para la producción de células nerviosas saludables. ¿Quieres saber más?

Los músculos y el cerebro tienen una estrecha conexión

La investigación es totalmente novedosa y nos muestra cómo el sistema neurológico depende estrechamente de las señales enviadas por los grandes grupos musculares de las piernas al cerebro, y viceversa.

El estudio ha sido publicado en Frontiers in Neuroscience, con el objetivo de dar un toque de atención entre la medicina cerebral y el sistema nervioso. Dicen que es todo un avance para ayudar a los médicos a entender a los pacientes con enfermedades que afectan a las neuronas motoras (esclerosis múltiple, atrofia muscular espinal…).

Nuestro estudio respalda la noción de que las personas que no pueden realizar ejercicios de carga, como los pacientes que están postrados en la cama o los astronautas, no solo pierden masa muscular, sino que su química corporal se ve alterada a nivel celular y su sistema nervioso se ve afectado negativamente“, dice la Dr. Raffaella Adami de la Universidad de Milán, Italia.

La limitación de actividad física disminuye el número de células neuronales

En el estudio se restringió el uso del tren inferior durante 28 días. Al pasar este periodo, los investigadores examinaron la zona subventricular (área del cerebro), donde los mamíferos tenemos nuestro sistema nervioso y donde las células madre neuronales producen neuronas nuevas.

La limitación de movimiento en las piernas disminuyó el número de células madre neuronales en un 70% en comparación con los que sí las pudieron usar. Asimismo, tanto las neuronas como los oligodendrocitos (células especializadas que soportan y aíslan las células nerviosas), no maduraron completamente cuando se erradicó por completo el ejercicio.

El entrenamiento de fuerza con las piernas envía señales al cerebro que son fundamentales para producir células neuronales sanas, vitales para el cerebro y el sistema nervioso.
Si reducimos nuestra actividad física, será más difícil para nuestro organismo crear nuevas células nerviosas y se producirá un aumento del estrés. Además, se reduce la cantidad de oxígeno en el cuerpo, creando un ambiente anaeróbico y alterando el metabolismo.

No es casualidad que tengamos que estar activos: caminar, correr, agacharnos para sentarnos y usar los músculos de nuestras piernas para levantar cosas“, dice Adami. “La salud neurológica no es una calle de sentido único con el cerebro diciéndole a los músculos ‘levantad’, ‘caminad’, y así sucesivamente“.

Ya sabes, que no pase ni un día más sin entrenar tus piernas. Además, lograrás una mejor armonía corporal.