Sabes lo bien que sienta realizar un entrenamiento al día y mantenerte activo la mayor parte del tiempo posible. Pero no es solamente una sensación, a tu cuerpo le hace más bien del que te piensas. Según un estudio, publicado por European Journal of Preventive Cardiology, salir a hacer ejercicio físico puede ayudarte a vivir unos 10 años más que aquellas personas que llevan un estilo de vida sedentario. A continuación te contamos todos los detalles de esta investigación.

¿Cómo se estima la edad de rendimiento físico?

En el estudio participaron 126.356 hombres y mujeres (con una edad cronológica media de 54 años). Estos se sometieron a una prueba de esfuerzo, la cual mide cómo de bien responde tu corazón al estrés del ejercicio, y se llevó a cabo entre 1991 y 2015.

Para calcular la edad de rendimiento físico de las personas, que se denomina A-BEST (Age Based on Exercise Stress Testing/Edad basada en las pruebas de esfuerzo), los investigadores analizaron los datos sobre la capacidad física (en equivalente metabólico o MET), la frecuencia cardíaca durante el entrenamiento y al finalizar. Si se tenía una mayor capacidad de ejercicio y un retorno más rápido a la frecuencia cardíaca regular después del entrenamiento, la edad de rendimiento era más joven.

Como resultado obtuvieron que más de la mitad de los que tenían entre 50 y 60 años (el 55% de los hombres y el 57% de las mujeres) eran más jóvenes, fisiológicamente hablando, que en su edad real. Esto quiere decir que existen beneficios que pueden prolongar la vida. Después de hacer un seguimiento durante casi 9 años, 9.929 de los voluntarios murieron y tenían una edad de rendimiento mayor a la cronológica (unos 10 años más a la real).

No te pierdas: ¿Es posible activar el metabolismo?

El entrenamiento es un buen reflejo del estado físico

Tu edad de rendimiento es un buen reflejo de tu nivel de entrenamiento y tu actividad diaria. Obviamente es un papel importante en tu vida. “Cuanto más saludable estés, mejor será tu rendimiento en el ejercicio, tu respuesta de ritmo cardíaco al entrenamiento y tu recuperación de ritmo cardíaco. Son, por sí mismos, fuertes predictores de mortalidad“, dijo el autor del estudio.

Es muy beneficioso saber cuál es tu edad de rendimiento, ya que es una estimación simple, clara y más fácil de entender de lo que tu médico dice. Por ejemplo si tu capacidad de ejercicio es de aproximadamente 8 MET y tu recuperación de la frecuencia cardíaca no es suficiente, es normal. El problema es que tendrías que realizar pruebas parecidas a las de este estudio para conocer cuál es tu edad de rendimiento en realidad. Por desgracia no es un cálculo que podamos conocer en la consulta de un médico aún. No obstante, con una investigación como esta podemos darnos cuenta de cómo de útil es tener este tipo de información de nosotros mismos..

Como aún quedará tiempo para conocer nuestra edad de rendimiento, la conclusión está clara: entrena para mantener una buena forma física y evitar morir pronto.