Brad Pitt puede ser el hombre más atractivo de todo Hollywood que, pese a sus 55 años, se mantiene en una envidiable forma física. Queda una semana para el estreno mundial de la última película de Quentin Tarantino, Once Upon a Time In Hollywood, y nosotros nos preguntamos cómo habrá entrenado el actor para conseguir un abdomen casi como en el Club de la Lucha. Evidentemente, hay actores mucho más imponentes físicamente como Hugh Jackman o Dwayne ‘La Roca’ Johnson, pero la rutina de Brad no se te quedará corta.

Del Club de la Lucha a Érase una vez en Hollywood

El Club de la Lucha (1999) causó un total revuelo con la forma física que presumía Brad Pitt. Los gimnasios recibían personas que querían ese cuerpazo fitness, y que se ha ido manteniendo a lo largo de los años en Hollywood. Solo hay que ver a Robert Pattinson o Zac Effron. Pero Brad tiene un poder que ningún otro actor consigue: todos quieren ser él. Los hombres quieren su abdomen, su cuerpo simétrico, su corte de pelo (muchos quieren su peinado en Corazones de acero) o su mirada sexy.

Por suerte (o desgracia), lo único que puedes conseguir es su rutina de entrenamiento en esta nueva película, que protagoniza junto a Leonardo DiCaprio y Margot Robbie. Prepárate para verlo pelear con acrobacias contra «Bruce Lee». Ni Jackie Chan sería capaz de evitar una paliza a manos del rubiales. ¿Os acordáis de la increíble pelea con cuchillos de Kill Bill 1? Pues la experta en acrobacias, Zoe Bell, ha sido la encargada de mentar a Brad Pitt.

Un entrenamiento basado en las artes marciales

Zoe Bell comentó en una entrevista en Men’s Journal: «estábamos preparados para trabajar con él cuando tuviera tiempo de hacerlo«. Brad Pitt se lo ha tomado muy en serio y entrenaba tanto antes como después de un día completo de rodaje. Después dedicaba tiempo también a aprender artes marciales de mano con Alonzo. «No quería que se aprendiera únicamente los movimientos«, explicó Alonzo. «Sabía que si Brad asimilaba los principios de las artes marciales, como el tiempo, la atención y la diversidad; sería capaz de rodar las escenas de forma mucho más natural, tal y como lo haría un verdadero luchador«.

Como bien sabes en todo entrenamiento es necesario dedicar tiempo a calentar. Aunque seas actor de Hollywood, también. Alonzo enseñó a Brad una secuencia antes de entrenar, llamada «secuencia dinámica de calentamiento»o «yoga para la lucha». En este calentamiento se realizan posiciones básicas de artes marciales para preparar al cuerpo a unos determinados movimientos.
Es importante que prestes atención a la respiración durante el ejercicio, ya que el calentamiento está diseñado para mejorar la flexibilidad y movilidad del cuerpo. En cada golpe, tanto patada como puño, es necesario ser flexible para evitar lesiones.

El entrenamiento se basó en las artes marciales y en las peleas de puño cerrado. Brad tuvo que aprender artes marciales filipinas, que es la que introduce movimientos con barra. Fue necesario que aprendiera a moverse con precisión y agilidad, a la vez que protegía su cuerpo durante la «pelea».
Por otra parte, introdujeron movimientos de lucha sin armas, para que las secuencias fueran menos aburridas. Esta fue la parte que menos comprometió al actor, ya que hemos visto que domina el boxeo en barias películas.

Así que si quieres aspirar al cuerpo de Brad Pitt, dale caña a las artes marciales (siempre bajo la supervisión de un profesional).