Sentirnos cómodos con nuestro calzado deportivo es vital para el buen resultado de la práctica. Éste debe adaptarse perfectamente a nuestros pies y aportarnos ligereza y confort. En función de cada disciplina, el calzado tendrá unas u otras características. Si tienes dudas a la hora de decantarte por unas zapatillas en concreto, tal vez te ayuden las siguientes consideraciones.

Consideraciones básicas para elegir tu calzado deportivo

En primer lugar, determinar el tipo de deporte que realizarás es imprescindible. No tenemos las mismas necesidades a la hora de hacer spinning, actividades indoor o running. Antes de nada, debes preguntarte: ¿Cuáles son mis necesidades?

Si eres principiante, puedes encontrar un tipo de calzado básico que te sirva para probar varias actividades hasta que des con la tuya. Puedes encontrar zapatillas de buena calidad a precios asequibles.

No te dejes llevar únicamente por la estética. Está claro que es muy importante que te gusten y que te las veas bien en el pie. Pero piensa, principalmente, en la funcionalidad y en el confort que sientes al llevarlas puestas. Si has visto dos pares que te gustan y dudas entre las más bonitas o las más cómodas, siempre las más cómodas.

Pregunta siempre al profesional que te pueda orientar acerca del calzado que más se ajusta a tus circunstancias. No todos somos expertos en zapatillas y no tenemos por qué saber para qué sirven unas u otras. Seguro que el personal de tienda estará siempre encantado de explicarte todo lo que debes saber y resolver tus dudas. Que no te dé vergüenza preguntar, tus pies lo agradecerán en el futuro.

Cuando te pruebes el calzado, intenta llevar el mismo tipo de calcetín que usarás en tus entrenamientos. De lo contrario, podrías dejar de percibir exactamente la comodidad que te aporta la zapatilla.

Eso de que las zapatillas “luego ceden”, es bastante peligroso. Cuando te pruebas un calzado deportivo, ya sabes de primeras si es el que tú necesitas. El material, las características técnicas; la ligereza, la amortiguación, el confort. No te fíes de que “luego cedan…”

Sé consciente de la importancia de elegir un buen calzado para tu entrenamiento, sea cual sea el ejercicio que practiques. No tengas prisa por comprarlo, ni vergüenza al preguntar. Pruébalas bien, andando o haciendo un simulacro de carrera.

En el siguiente enlace podrás encontrar algunos consejos para tus primeras zapatillas de running.