Siempre se ha dicho que el dinero no da la felicidad, pero a mi no me importaría estar debatiéndolo en un yate. Quizá no nos de la felicidad, pero si nos acerca a ello, ¿o no? Según un estudio, realizado en Yale y Oxford, las personas que se mantienen más activas suelen tener un mejor humor. ¿Te pasa que te sientes más descansado y con mejor energía después de un entrenamiento? ¿O que estás más estresado cuando dejas de hacer ejercicio durante unas semanas? Todo está relacionado.

¿Por qué el ejercicio nos puede hacer felices?

Los investigadores agruparon datos de más de 1’2 millones de estadounidenses que eligieron entre 75 actividades físicas, desde cuidar niños a entrenar con levantamiento de pesas. A los voluntarios se les hicieron una serie de preguntas relacionadas con la cantidad de veces que habían estado enfermos en el último mes, si tenían depresión, si estaban estresados y cuáles eran sus ingresos y compromiso con la actividad física.

Las personas que se mantenían activos y entrenaban de manera regular se sintieron mal unos 35 días al año. En cambio, los voluntarios que llevaban un estilo de vida sedentario se encontraron mal unos 53 días en el año. No es la primera vez que un estudio hace referencia a la capacidad que tiene el ejercicio para fortalecer el sistema inmunológico. Además, aunque suene a broma, las personas que eran fisicamente activas se sentían tan bien como las personas sedentarias pero que ganaban más de 23.000 euros al año.
Es decir, tener más dinero en el banco tampoco mejorará demasiado tu salud mental. Como dice el estudio, necesitarás ganar un poco más de lo que ganas actualmente para aumentar tu felicidad tanto como lo haría el ejercicio. Si tienes en tu poder conseguir ese aumento de dinero, adelante. Pero lo que tienes seguro es que puedes sentirte feliz cada día realizando ejercicio físico.

Lógicamente, esto no significa que tengas que renunciar a tu trabajo y ponerte a entrenar como un loco a todas horas. Ya sabes que todo en exceso es perjudicial para la salud, incluso el entrenamiento. Si tu objetivo es sentirte más feliz y mejorar tu salud mental, entrena de manera habitual durante un tiempo determinado.Según el estudio, no deberías hacer más de tres horas al día; siendo el ideal emtre tres a cinco sesiones de 30 a 60 minutos.

Además, realizar ejercicio físico en el gimnasio implica que tengas que aumentar tu socialización, por lo que el efecto positivo en tu salud mental aumenta potencialmente. Deja de obsesionarte con el dinero y empieza a invertir en salud.