Hasta la actualidad, entrenar había sido una actividad que practicábamos solos o, como mucho, con nuestros amigos. Afortunadamente, ha brotado una nueva vertiente en el mundo deportivo en compañía: deporte en familia. Y decimos “afortunadamente”, porque se trata de una práctica con muchos beneficios.

Ejercicio en familia, estrecha el vínculo

El tiempo de ejercicio constituye una parcela personal que nos permite liberarnos del estrés, conocernos a nosotros mismos y ejercer el derecho a ese espacio personal que tanto necesitamos. Sin embargo, reservar un par de días semanales para realizar deporte en familia, puede suponer una mejora en muchos aspectos.

En primer lugar, se crea un vínculo muy importante, tanto con la pareja como con los hijos. Compartir un momento entretenido juntos, más allá de las obligaciones escolares o profesionales, es necesario para reforzar la unión familiar. Además de ello, el deporte es enormemente saludable para todos en general, y para los niños en particular. Fomentar el ejercicio físico desde pequeños y compartirlo con ellos, es una inversión para toda la vida.

Por otro lado, se fortalece la relación con la pareja al estar compartiendo una actividad dinámica y divertida. Generalmente hay muchas obligaciones en nuestra vida que nos pueden alejar del disfrute de nuestros seres queridos. Aprovecha la oportunidad de formar equipo, el mejor equipo: la familia.

Beneficios de practicar deporte en familia

  • Evita el sedentarismo
  • Alejarse por un rato de los aparatos electrónicos y disfrutar de la naturaleza
  • Alivia el estrés y la ansiedad
  • Refuerza el vínculo familiar
  • Inculca a los niños los valores del deporte y el trabajo en equipo
  • Libera las tensiones y el estrés del trabajo y los estudios
  • Aumenta la capacidad de integración social de los niños
  • Mejora la salud y previene cantidad de enfermedades
  • Previene el sobrepeso y la obesidad
  • Mejora la calidad del sueño
  • Proporciona valores como la constancia, la tolerancia al “fracaso” o la disciplina 

¿Qué ejercicio podemos hacer en familia?

Senderismo

Preparad las mochilas, el agua y unos buenos bocadillos y ¡a funcionar! Acompaña a tus hijos en la exploración de una ruta en la naturaleza. Muéstrales los paisajes que ésta ofrece. Sentaos al aire libre, respirad, olvidaos de los teléfonos y reponed fuerzas. Haced fotos para recordar y respirad aire puro. ¿Existe mejor plan?

Carrera

Busca algún parque o espacio verde e iniciad la marcha. Podéis hacer intervalos andando y corriendo. ¡Apostamos a que os echáis unas buenas risas viendo quién es más rápido!

Yoga

Esta práctica en familia es ideal. Enseñar a los pequeños a respirar y a escuchar su cuerpo, es muy beneficioso para su desarrollo físico y emocional. Además, en edades tempranas, les resulta más sencillo trabajar la flexibilidad. Se convertirán en auténticos yoguis. Aprende algunas figuras y practícalas con ellos y con tu pareja. Las risas entre posturas, están aseguradas.