Las obligaciones forman parte de nuestros días. Pueden gustarnos más o menos, pero, como adultos, debemos cumplir con muchas responsabilidades. La práctica de ejercicio físico favorece nuestra salud, pero queda muy lejos de ser una obligación más. El factor DIVERSIÓN es imprescindible para poder desempeñar con éxito los propósitos deportivos. ¡Te lo contamos!

En la actualidad, hay una tendencia muy extendida, y reforzada con las redes sociales, sobre la importancia de un estilo de vida saludable. El running, por ejemplo, sigue siendo tendencia lo cual puede ser muy positivo para algunos, y no tanto para otros. Hay personas que se empeñan en correr, ir al gimnasio, levantar pesas, ir en bici… y no se sienten satisfechos con la práctica.

Diversión y ejercicio, la mejor combinación

Cuando preguntamos a muchos personas sedentarias por qué no practican ejercicio físico, la respuesta suele ser “no me gusta”. Vale que hay que hacer ejercicio físico, pero no debería suponer una obligación estricta, exceptuando algunos casos puntuales. Por ello, no pretendas hacer lo que todo el mundo hace. Busca tu propia actividad y desarróllala. Claro que hay que hacer deporte, por supuesto, pero la satisfacción es muy importante. La risa es una gran medicina y el deporte y el ejercicio físico te aporta mucha, si es el adecuado. La diversión es el factor clave que te ayudará a ser constante en tu disciplina y a engancharte.

Si te sientes mal porque todo el mundo parece ser feliz practicando ejercicio y tú no, no te desanimes. Solo tienes que probar hasta dar con aquello que más te gusta. Te sorprenderían las infinitas opciones que tienes para ejercitar tu cuerpo, fortalecer tu musculatura, favorecer tu salud y pasártelo bien, al mismo tiempo.

Beneficios físicos y mentales si hay diversión

Ya sabes que la práctica regular de ejercicio físico aporta una serie de beneficios a nivel físico, mental y emocional. Pero si no hay diversión, estos se reducen drásticamente. El objetivo de practicar deporte, más allá de lo físico, es desconectar, reír, disfrutar, liberar tensiones y estrés.

Si acudir al gimnasio, o salir a correr, te supone un esfuerzo infrahumano porque es una auténtica obligación y sufrimiento, no estás adquiriendo las ventajas de la actividad. No te des por vencido y abandones, simplemente piensa qué te gustaría hacer y antepón tu diversión. Los beneficios, posteriormente, vienen solos.

La mejora física, y el enganche a la práctica, pasan por la diversión. Tanto en niños como en adultos, es una cuestión clave. No todos somos iguales y hay quienes disfrutan recorriendo kilómetros y kilómetros, dando grandes zancadas. Otros se sienten felices cuando pedalean por la montaña. Están aquellos cuya pasión es el baile o los que se sienten felices viendo cómo levantan más peso cada vez. Pero tú no eres ninguno de ellos, eres tú. Encuentra lo que te gusta, disfruta, y llénate de salud.

Descubre la Importancia de la motivación para alcanzar tus metas