Cambiar las chuches por el chocolate puede hacerte perder peso

Sustituir una taza de chocolate durante el día por otros snacks podría ayudar a las personas obesas a perder peso, incluso si siguen una dieta alta en grasas, según afirma un nuevo estudio. En los experimentos de laboratorio, los investigadores estadounidenses dieron a ratones obesos con enfermedad hepática un suplemento dietético de cacao en polvo durante un período de ocho semanas. A pesar de que los ratones llevaban una dieta alta en grasas, los expertos encontraron que el suplemento reducía el daño en el ADN y la cantidad de grasa en el hígado. El cacao podría disminuir la grasa en el hígado Para el estudio, los ratones obesos con enfermedad hepática fueron tratados con una dieta alta en grasas complementada con 80 miligramos (mg) de cacao en polvo por gramo de alimento, aproximadamente equivalente a una pizca por cuarto de cucharadita. Los investigadores examinaron los cambios en la enfermedad del hígado graso, los marcadores de estrés oxidativo, la respuesta antioxidante y el daño celular en ratones obesos alimentados con alto contenido de grasa tratados con el suplemento. Los ratones tratados con cacao aumentaron de peso a una tasa un 21 por ciento menor y tenían un peso del bazo más pequeño, lo que indica menos inflamación, que los ratones de control alimentados con alto contenido de grasa que no recibieron el suplemento de cacao. Al final del período de estudio de ocho semanas, los ratones alimentados con cacao tenían un 28 por ciento menos de grasa en el hígado que los ratones de control. Los ratones tratados con cacao también tenían niveles un 56 por ciento más bajos de estrés oxidativo y niveles un 75 por ciento más bajos de daño en el ADN en el hígado en comparación con los roedores de control alimentados con alto contenido de grasa. Aunque hay más que aprender sobre los beneficios para la salud del cacao, los investigadores creen que de alguna manera puede impedir la digestión de las grasas y los carbohidratos de la dieta, evitando así el aumento de peso. El cacao en polvo, un ingrediente alimenticio popular más comúnmente utilizado en la producción de chocolate, también es rico en fibra, hierro y ‘fitoquímicos’. Los fitoquímicos son compuestos químicos poderosos contenidos en plantas que se sabe que apoyan el sistema inmunológico y reducen el riesgo de enfermedades como cáncer, demencia, artritis, enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. «Los estudios han sugerido que el consumo de chocolate se asocia con un riesgo reducido de enfermedades cardio-metabólicas, como accidente cerebrovascular, enfermedad coronaria y diabetes tipo 2«, dijo el autor del estudio, el profesor Joshua Lambert. “Por lo tanto, tenía sentido investigar si el consumo de chocolate tenía un efecto sobre la enfermedad del hígado graso no relacionada con el alcohol, que se asocia comúnmente con la obesidad humana«. El chocolate generalmente se considera un capricho debido a su alto contenido de azúcar y grasa, que es particularmente alto en los populares chocolates con leche. Pero los chocolates simples y oscuros, así como los chocolates para beber bajos en azúcar, tienden a contener menos azúcar y grasa y más masa de cacao. Los cambios se notaron con 5 tazas de chocolate caliente El estudio utilizó un producto de cacao disponible comercialmente en una dosis fisiológicamente alcanzable, lo que significa que los humanos podrían duplicar su equivalente. Para los humanos, equivale a unas 10 cucharadas de cacao en polvo al día o unas cinco tazas de chocolate caliente al día. Lógicamente, el profesor Lambert no recomienda que las personas obesas, ni nadie, agreguen cinco tazas de chocolate caliente a su rutina diaria y no cambien nada más en su dieta. Pero sí aconseja que se considere sustituir el cacao por otros alimentos con la mayor frecuencia posible, en particular los snacks ricos en calorías como patatas fritas, dulces y pasteles. «Este intercambio es potencialmente beneficioso, especialmente en combinación con una dieta general saludable y una mayor actividad física«, dijo. «Si vas al gimnasio y haces ejercicio, y tu recompensa es que te vas a casa y te tomas una taza de chocolate, eso puede ser algo que te ayude a levantarte del sofá y moverte«. Además, en este estudio se usó cacao de calidad, no los productos ultraprocesados de marcas conocidas, en los que el primer ingrediente es el azúcar.