Se acerca el verano y la “operación bikini” empieza a pisarte los talones. ¿Necesitas un extra de motivación para limpiar tu alimentación? Ni que decir tiene que puedes empezar hoy mismo para notar resultados cuando antes. Deja eso de “si no es primero de mes, no empiezo a cuidarme”. Da igual si es miércoles o lunes, para cambiar malos hábitos nunca hay una fecha estimada.

Un estudio, publicado en el Journal of the American College of Nutrition, encontró que los hombres y las mujeres que corrían 5 kilómetros, lograban ser un 6% más rápidos después de seguir una dieta mediterránea durante cuatro días.

¿Por qué la dieta mediterránea es mejor?

En el estudio, los científicos de la Universidad de Saint Louis hicieron un grupo de 7 mujeres y 4 hombres que siguieron una dieta mediterránea durante cuatro días. Cada día, tomaban cuatro cucharadas de aceite de oliva, al menos tres porciones de frutos secos y frutas, y al menos dos porciones de verduras. También tuvieron que consumir pescado, legumbres y vino tinto durante esos cuatro días, al igual que limitaron la carne y eliminaron los refrescos y la bollería industrial.

Luego, los voluntarios se sometieron a una serie de pruebas de ejercicio, en la que se incluyó una carrera de 5 kilómetros en cinta para probar la resistencia, y pruebas de salto vertical, handgrip y ciclismo para evaluar la aptitud anaeróbica.

Tanto los hombres como las mujeres volvieron a retomar su dieta normal durante entre 9 y 16 días, y luego cambiaron a una dieta occidental clásica: se redujo el consumo de verduras y frutas a menos de dos porciones por día y comieron menos de una porción de frutos secos y legumbres durante los cuatro primeros días. También aumentaron la ingesta de granos (en su mayoría no integrales), lácteos, carnes rojas y procesadas, y azúcar y sodio añadidos para igualar los niveles en la dieta occidental estándar.

¿Cuál fue el resultado?

Después de cuatro días, regresaron al laboratorio para realizar otra vez las pruebas. No hubo diferencias notorias en la aptitud anaeróbica entre las dos dietas. Pero sí consiguieron correr mucho más rápido aquellos voluntarios que siguieron la dieta mediterránea, incrementando la media en 1 minuto y 50 segundos. Completaron los 5 kilómetros en 27:09 minutos en comparación con los 28:59 minutos, a pesar de tener la misma frecuencia cardíaca y las mismas calificaciones de esfuerzo percibido.

Los autores del estudio especulan que los efectos antiinflamatorios y antioxidantes de la dieta mediterránea, además del pH más alcalino y los nitratos de la dieta podrían ser los causantes de aumentar la resistencia.

Muchos nutrientes individuales en la dieta mediterránea mejoran el rendimiento del ejercicio inmediatamente o en unos pocos días. Por lo tanto, tiene sentido que un patrón alimentario completo que incluya estos nutrientes también sea rápido para mejorar el rendimiento“.