Un diario de entrenamiento es un documento muy útil para cualquier deportista. Independientemente de tu condición física inicial, o del tiempo que lleves practicando actividad física, es muy recomendable. Si llevas un tiempo entrenando y quieres observar resultados, pero no cuentas con uno de ellos, presta atención al siguiente post.

Llevar un seguimiento detallado sobre nuestra rutina es muy importante para observar, de una forma gráfica, nuestra evolución y logros. Creemos que podemos almacenar todo en nuestra mente, sin embargo, nada mejor que un diario en el que cada detalle quede registrado. ¿Te imaginas poder saber el desarrollo de tus aptitudes con el paso del tiempo? Pues lo puedes hacer de la manera más sencilla del mundo. Con un diario de entrenamiento. Éste puede ser manual, digital o incluso grabado en audio. El objetivo es poder recurrir a él para comprobar tus avances y tu progresión. Pero no solo es una cuestión de números. Además, un diario de entrenamiento te permite reflejar cómo te sientes en un momento determinado y con una rutina de entrenamientos específica. De esta manera, además de ver tu evolución, te conoces a ti mismo y aprendes en qué contexto te sientas más cómodo.

¿Cómo debe ser un diario de entrenamiento?

En función del tiempo que lleves practicando ejercicio físico, la edad, la intensidad o los objetivos, el diario de entrenamiento tendrá una u otra apariencia. Y es que no se trata de un documento únicamente para profesionales, sino para cualquier persona que quiera llevar un seguimiento de su camino deportivo.

Es importante que éste refleje tus objetivos y una tabla con algunos datos básicos. Puedes incluir tantos como creas conveniente. No obstante, te recomendamos reflejar la fecha; entrenamiento realizado desglosado con series y repeticiones; el peso o la intensidad de cada uno de los ejercicios realizados; tus impresiones, cómo te has sentido; y, por último, indicar si has percibido alguna molestia.

Además de estos campos, puedes indicar aspectos como la dieta que estás llevando en un rango determinado de tiempo, para ver cómo responde tu cuerpo, por ejemplo. También puedes señalar si has hecho alguna actividad complementaria y que sensaciones has tenido con la misma. Otros detalles como las horas de sueño, tu peso corporal, o si has entrenado solo o acompañado, también pueden ser campos que te apetezca añadir.

Se trata de un documento en el que se reflejen todos los detalles de tu entrenamiento de una forma muy clara. Puedes hacerla a mano utilizando colores; mediante un Excel en tu ordenador o utilizando app para tu móvil.