Seguro que te apetece mucho practicar ejercicio al aire libre de cara al buen tiempo. Aunque es posible que, por más vueltas que le des, no sepas por cuál decantarte. Pues aquí estamos para darte algunas ideas y convertir la primavera en toda una experiencia.

Y es que, no es necesario inventarse ninguna modalidad novedosa. A veces, en los básicos, encontramos todo aquello que nos aporta bienestar y energía. Por ello, deja de darle vueltas y empieza a hacer estas actividades. No tienes que decantarte por una de ellas. La semana tiene siete largos días para ejercitar nuestro cuerpo y fortalecer el organismo.

Ideas para hacer ejercicio en primavera

1- Senderismo

¿Qué puede apetecerte más, que disfrutar de la naturaleza y descubrir nuevas rutas? Tienes varias opciones para hacerlo. Puedes encontrar alguna pequeña ruta que te parezca bonita y hacerla muy temprano, por la mañana. Así activarás tu cuerpo y podrás enfrentarte a la rutina más despierto y despejado. No es necesario caminar durante horas. En ocasiones un paseíto al amanecer, es la opción adecuada.

Sin embargo, puedes reservar un día en el fin de semana, para escaparte a algún lugar por descubrir. Si lo haces, recuerda llevar agua para hidratarte correctamente y algo de comida que te dé energía. Hacer senderismo en compañía, es un plan inmejorable.

2- Bici

¿Qué nos dices de un largo paseíto en bici? Fortalecerás tu cuerpo y podrás disfrutar de lo agradable que resulta. Encuentra a tus compañeros de pedaleo y salid a disfrutar.

Si eres un ciclista experimentado, seguro que ya te has puesto en marcha y has salido a la carretera. La primavera nos incita a ello, así que, ¡adelante! Recuerda tener mucho cuidado en el camino y tomar todas las medidas de precaución básicas para poder hacerlo de forma segura.

deportes al aire libre en primavera

3- Montañismo

Plántate tus botas, empuña los bastones y, ¡a caminar con paso firme! Observa tu cuerpo cómo se fortalece en esos ascensos que parecen interminables. Alcanza la cima más alta y observa el mundo bajo tus pies. Respira aire puro, descansa, hidrátate, conversa con tus compañeros y, de nuevo, a continuar. Si sueles hacer montañismo, habrás experimentado esa sensación que se te queda en el cuerpo, cansado y preparado para descansar sin reparos tras un trabajo bien hecho.

4- Patinaje

¿Qué tal si recuperas esa afición que, seguro, tuviste en algún momento del pasado? ¿Recuerdas cuando compraste aquellos patines con la intención de desgastar las ruedas de tanto usarlos? ¿Qué ha pasado con ellos? Recupera tus patines, póntelos y, ¡dale duro a esas piernas! Fortalece en tren inferior, mejora tu capacidad de resistencia, y despeja tu mente de las preocupaciones del día a día. Esta primavera, trasládate a esos momentos felices de tu niñez y haz que las ruedas giren.

5- Yoga

Nada mejor para el cuerpo y la mente, que una buena sesión de yoga en la naturaleza. ¿Te imaginas? Tempranito, por la mañana, practicando los asanas que tan bien te hacen sentir. Si no puedes hacerlo al aire libre, encuentra un lugar apropiado en tu casa, donde te sientas cómodo. La primavera hace florecer, aprovecha y haz de aflore dentro de ti todas esas emociones que llevas dentro.