Todos adoramos las siestas, pero quizá se vuelven más necesarias cuando aparece la época de calor. Nuestra energía se reduce y los días son más largos, por los que muchos aprovechan para poner el aire acondicionado y dormir unos minutos (u horas). La siesta se parece mucho a los sprints: son cortos, pero funcionan. Un pequeño descanso puede hacer que te sientas lleno de energía, refrescado y en la cima del mundo; aunque en muchas ocasiones te levantes de mal humor y más cansado. Todo depende del tiempo que le dediques y sus condiciones.

Cuando se hace correctamente, la siesta tiene grandes beneficios en el rendimiento. Ten en cuenta que el sueño afecta a tu velocidad, potencia, estado de ánimo y percepción del dolor, y todos ellos son factores importantes en un entrenamiento.

¿Cuánto debe durar una siesta?

Para una recuperación óptima, los expertos recomiendan dormir al menos una hora adicional cuando estás entrenando, en comparación con la temporada a la que le dedicas un poco de menos tiempo al deporte.

El problema es que los investigadores dicen que los deportistas suelen tener descansos de baja calidad, a pesar de que estén muy cansados. Un estudio, publicado en el Journal of Sports Sciences, muestra que uno de cada cuatro jugadores profesionales de hockey tenía problemas para dormir y uno de cada seis consumía fármacos para lograrlo. Otro pequeño estudio mostró que el entrenamiento intenso influía en la calidad del sueño en ciclistas.

Por supuesto, esto podría deberse a realizar entrenamientos nocturnos, tener horarios de entrenamiento locos y sufrir estrés general. Quizá eres de esas personas que se presionan tanto para dormir bien por la noche que te obsesionas y no paras de dar vueltas en la cama. Y, aunque las siestas sean algo necesario en muchos deportistas, también pueden ser contraproducentes. De hecho, seguro que te has levantado alguna vez mareado, no has podido dormir por la noche y te has sentido frustrado con tu energía. Para evitar que esto suceda, el truco es saber cuánto debe durar una siesta y cómo dormirla correctamente.

Limita tu siesta a 30 minutos

Tan solo tardamos unos 30 minutos en entrar en un sueño profundo. Una vez que estamos en esa fase, al despertar puedes sentirse aturdido. Así que lo mejor es tomar siestas de no más de media hora para recuperarte.

Toma la siesta a principio del día

Valora la siesta como si fuera un extra al descanso nocturno. La mayoría piensa «ayer me dormí tarde, hoy tomaré una siesta larga». Es un error pensar que es la recuperación del tiempo que no dormimos en la noche anterior.
Los expertos aseguran que es mucho más efectiva la siesta que tomamos sobre las 12:30-13:00 de la mañana, que hacerla después de comer (como solemos acostumbrar). Esto lo único que hace es favorecer a los problemas para conciliar el sueño por la noche.

Personalmente, me encantan las siestas después de entrenar y antes de comer. Hay pocos placeres que igualen a esto.

No te estreses si no puedes dormirte

Existen muchas personas que toman pastillas para dormir por la noche, pero nunca las necesitan para la siesta. ¿Por qué? La respuesta está en que hay menos presión en dormir una siesta que en quedarse dormido por la noche. El sueño llega cuando no lo intentas ni te obsesionas con él.

Si luchas demasiado por quedarte dormido, considera realizar una siesta como un método de descanso en lugar de un período de sueño.