Estamos en plena Semana Santa y en diferentes partes de España se tiene como tradición sacar pasos a la calle. Ser costalero no es cualquier tontería para el físico, ya que requiere hacer un gran esfuerzo de manera puntual. Existe un gran número de personas mayores y sin buena forma física que se meten auténticas palizas en esta semana. A pesar de que las hermandades realizan ensayos los meses previos, no existe una preparación adecuada para semejante esfuerzo. Un equipo de investigadores de la Universidad de Huelva y la Universidad de Sevilla ha realizado un estudio en el que advierten de que los costaleros que no se entrenan adecuadamente, están aumentando su riesgo de padecer problemas cardiovasculares a medio y largo plazo. Ten en cuenta que los costaleros levantan gran cantidad de peso y cae sobre sus hombros en las levantadas. Esto, sin entrenar ni calentar, es una bomba.

La investigación, publicada en la revista Enviromental Research and Public Health, examinó las características, incluyendo el nivel de grasa corporal, relación cintura-cadera y el Índice de Masa Corporal de 1.500 costaleros pertenecientes a todas las hermandades de Sevilla y 101 de la Hermandad del Prendimiento de Huelva. Se les realizaron el test de Ruffier-Dickson (prueba que mide la resistencia aeróbica al esfuerzo de corta duración y la capacidad de recuperación cardíaca) y la prueba Abalakov para conocer cuál era su resistencia cardíaca, la capacidad de recuperación al esfuerzo y la fuerza de las piernas.

La tensión arterial se multiplica por dos durante la cofradía

Los resultados mostraron que el 72’3% de los voluntarios tuvieron una presión arterial anormal, ya que durante el esfuerzo de la cofradía la tensión arterial se duplicaba. Los autores insistieron en que apenas existe una preparación física de los costaleros. Es una actividad que necesita una alta demanda física y eso aumenta el riesgo cardiovascular si no se está en forma.
El 99’9% de las lesiones que tienen los costaleros se pueden evitar con una buena preparación física en los meses antes y llevando un estilo de vida activo y saludable. Además, debe acompañarse en todo momento de la alimentación sana.

También es destacable que el 68’2% tenía sobrepeso, por lo que se reduce la capacidad de recuperación cardíaca después de levantar procesiones intensamente en esta semana.

¿Cómo evitar problemas cardiovasculares?

Los autores de este estudio han aconsejado una serie de pautas para que los costaleros pueden llevar a cabo su tradición, sin poner en riesgo su salud. Por supuesto, lo primero que deben hacer es realizarse un chequeo médico previo al esfuerzo. Si lo hacen los deportistas de maratón, ¿por qué no van a hacerlo los costaleros?
Además, es altamente fundamental que se realice un entrenamiento bajo la supervisión de un profesional, además de realizar estiramientos y ejercicios de movilidad antes de meterse debajo de las trabajaderas. La penitencia no tiene que causarte lesiones graves.