Si nunca has tenido la oportunidad, o has tomado la decisión, de aprender a patinar, tal vez sea el momento ahora. Debes saber que nunca es demasiado tarde para ello y que la edad no importa. Se trata de una actividad con grandes beneficios que no deberías dejar pasar. A continuación, te damos algunos consejos útiles para aprender a patinar correctamente.

El patinaje no es solo cosa de niños. Se trata de una práctica que beneficia tanto a pequeños como a mayores. En primer lugar, el hecho de que se lleve a cabo al aire libre, aporta las ventajas de cualquier deporte realizado en la naturaleza. Se trata de un momento de desconexión, en el que respirar aire puro y permanecer en contacto con el medio ambiente. Puedes practicarlo solo o en compañía y, además, tú marcas el ritmo y la intensidad.  

Si nunca te has atrevido, pero siempre te ha llamado la atención, que la inseguridad no te frene. Todos somos capaces de lograrlo y, siguiendo algunos consejos, lo harás a la perfección de una forma segura y sin riesgos. Si no tienes la confianza suficiente como para intentarlo por ti mismo, pide a alguien con experiencia que te acompañe y te dé algunos trucos para rodar como un profesional.

Consejos para aprender a patinar

Invierte en unos buenos patines

Es lógico pensar en no invertir demasiado en unos buenos patines, si todavía no sabes si te va a gustar la práctica. No obstante, intenta encontrar unos de calidad media alta. Si recurres a unos demasiado limitados, es probable que no te resulten cómodos o no rueden bien, de forma que influya en tus sensaciones durante el primer contacto.

Protección ante las posibles caídas

Aunque en un primer momento te dé cierto reparo utilizar protección para tus huesos y articulaciones, debes dejar la vergüenza a un lado. No tienes por qué caerte, aunque dicho sea de paso que, alguna caída, todos tenemos. Utilizar casco, como mínimo, es necesario para patinar de una forma segura. Olvídate de tus manías y aprende con la tranquilidad de no hacerte daño si resbalas.

Busca compañía si es necesario

Como te hemos dicho, contar con la ayuda de una persona más experimentada es un acierto. Ésta te explicará algunas pautas para empezar, te dará seguridad y confianza y observará desde fuera algunos errores que puedas estar cometiendo.

Encuentra el lugar adecuado

Busca un lugar cuyo terreno sea accesible para patinar. Así, permitirás un mejor rodaje y facilitarás los primeros pasos en tu nuevo propósito.

Y el último consejo: Fuera miedos y ¡atrévete!