Si estás buscando algún deporte acuático para poner el broche final a tus experiencias veraniegas, el piragüismo podría ser una excelente opción. Puedes practicarlo solo o acompañado y, desde luego, te aportará muchos beneficios. Sigue los consejos que te proponemos para iniciarte en este fantástico y apasionante deporte.

El piragüismo cada vez tiene más seguidores. No obstante, por el hecho de ser un deporte acuático, requiere una serie de cuidados que no se deben obviar. Los primero que debes saber, es que la piragua enmarca en su género tanto el kayak, como la canoa.

Es lógico que alguien que quiera iniciarse en el mundo del piragüismo y acuda a mirar material, de pronto no sepa si necesita un kayak, una canoa… Lo cierto es que tanto el kayak como la canoa, se consideran piraguas. No obstante, presentan diferencias en función de la colocación del deportista. Mientras que en el kayak se va sentado y se utiliza una sola pala de dos hojas, en la canoa se va de rodillas y se utiliza una pala de hoja única. Por ello, el kayak suele considerarse más cómodo y, además, más veloz.

 Recomendaciones para iniciarse en el piragüismo

Información

Antes de comenzar con este deporte, o con cualquier otro, es importante que te informes. Saber en qué consiste, qué ser requiere y cómo se practica con seguridad, es fundamental. Una vez adquiridos los conocimientos teóricos básicos, podrás decidir si es lo que buscas.

Cursos

En verano hay muchos lugares donde se imparten cursos que te pueden ayudar a iniciarte paso a paso, para un resultado óptimo. Ir en tus comienzos de la mano de un profesional cualificado, te puede despertar la motivación de una manera segura y consciente.

Paciencia

Los inicios siempre cuestan y en este deporte en el que influyen muchos aspectos externos, más. Sin embargo debes ser paciente e ir observando tus avances poco a poco. Es aconsejable que alquiles el material en lugar de comprarlo. De este modo podrás probar sin presión y saber si te gusta y es lo que esperabas.

¿Estás en forma?

Estar muy entrenado previamente, no es un requisito básico. Hay muchas personas, mayores y niños, que empiezan desde cero. No obstante, tener una buena condición física, fuerza, agilidad, flexibilidad, coordinación y equilibrio, te ayudará a captar a técnica más rápidamente.

Así que ya sabes, si te pica el gusanillo del piragüismo, infórmate, apúntate a un curso ofrecido por un profesional, ármate de paciencia y ponte en forma. ¡Te convertirás en todo un experto!