Cuando somos niños, las fiestas del último trimestre el año parecen demasiado separadas entre ellas. A muchos se nos hacía larguísima la espera entre el 31 de octubre y el 24 de diciembre; pero como adulto, las cosas cambian. El tiempo viaja a una velocidad imposible de parar, y un día te vez comprando calabazas y al otro comiendo turrón con la familia. Por desgracia, lo que también acompaña al avance del tiempo es el aumento de la cintura.

¿Es posible mantenernos en forma, saludables y sin aumentar el peso durante la temporada de Navidad? Hace tan solo unos días te dábamos unas pautas para evitar aumentar grasa en esta temporada del año, y es que existe una gran multitud de estrategias para ayudar a las personas a mantener su bienestar personal como prioridad en el momento en el que los dulces aterrizan en la mesa.
Antes de pasar a los tres consejos claves para esta Navidad, lo primero que tenemos que hacer es gestionar nuestras expectativas. El control del tiempo, la elección de los alimentos y las fuerzas que influyen contra nosotros, son determinantes para mantenernos e intentar obtener grandes resultados en estas fechas.

Come antes de ir a un evento

Las cenas navideñas y los cócteles son una de las mejores partes de esta época. No obstante, esto podría ser un problema para alguien que quiere ceñirse a un tipo de dieta restrictiva. Así que es mejor que tengas el control sobre los ingredientes y los alimentos que se incluyen en la cena o comida de Navidad.
Si no tienes hambre cuando llegas al evento, eliminarás la opción de comer aperitivos no recomendables en tus preferencias dietéticas, además de no depender de ellos como única fuente de alimentación. Te recomiendo hacer una buena comida antes de ir a una cena para mantener tus antojos a raya. ¡No habrá ni un trozo de turrón que te ponga ojitos!

Come bien cuando estés solo

Dado que nuestro peso se convierte en un desafío en Navidad, debemos que tener en cuenta que está relacionado con el aumento calórico. Te aconsejo comer platos saludables (naturales y frescos) cuando comas en casa o solo. La mayoría de las comidas que se hacen en estos días también nos incitan a picotear mientras las preparamos. Si nos aseguramos de que están cargadas de verduras y carnes magras o pescado, estaremos ganando puntos a favor de nuestra propia salud y bienestar.
Es posible que no tenga opciones más allá de las famosas croquetas de tu abuela, pero podemos equilibrar la balanza de excesos comiendo bien cuando estés solo. Evita llevarte las sobras de la cena para no pecar.

Bebe agua entre cada bebida alcohólica

No podemos negar lo evidente, el alcohol es parte principal en la temporada de vacaciones. La deshidratación es una de las formas más evidentes de empeorar nuestro estado de salud. Te enfrentas a fatiga, mareos, náuseas, aturdimiento y otros problemas que no aportan nada saludable.
Beber alcohol o no es una elección totalmente personal y voluntaria. Aun así, siempre recomiendo beber un vaso de agua entre cada ronda de bebida alcohólica. De esta forma reduces la cantidad de alcohol que vas a tomar y no caerás en una deshidratación tan grave.

Con estos tres consejos podrás disfrutar de la Navidad, ciudando tu salud y sin estresarte.