Realizar deporte o alguna actividad física aporta numerosos beneficios a nuestra salud. Muchos de esos beneficios no son visibles, como puede serlo nuestro físico, pero son fundamentales para que nuestro cuerpo tenga un buen funcionamiento. Está demostrado que el deporte ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer; llevando un estilo de vida saludable podemos reducir hasta un 30% nuestras posibilidades.

Son varios los estudios que aseguran que realizar al menos 150 minutos de ejercicio a la semana, nos ayuda favorablemente a reducir el riesgo de padecer cáncer de mama, endometrio y colon. Incluso, mantenerse activo cuando se padece cáncer es muy beneficioso para el tratamiento y la lucha.

¿Cómo ayuda el deporte?

Todos sabemos que el deporte nos ayuda a reducir nuestra grasa corporal, a mantenernos funcionales y a favorecer el buen funcionamiento de nuestro organismo. Nuestro cuerpo tiende a la concentración de ciertas hormonas que pueden favorecer la aparición del cáncer, con el deporte esa concentración se reduce considerablemente. Estar sano físicamente es importantísimo para evitar enfermedades, por eso debemos procurar no tener obesidad ni sobrepeso. De hecho, la obesidad es una de las principales causas de la aparición.

Hay estudios que avalan que el ejercicio mejora el sistema digestivo, reduciendo así la posibilidad de tener cáncer de colon en un 24%. Además, el cáncer de pulmón y el de mama pueden reducir su aparición por ejercicios de musculación y cardiovasculares.

Si ya he sido diagnosticado, ¿también me ayuda?

Por supuesto. Aunque acabes de ser diagnosticado de cáncer, el deporte no será algo que tendrás que abandonar para siempre. Es probable que pases rachas con menos energía y necesites descansar, pero se recomienda a los pacientes que no abandonen las actividades físicas. Sería ideal tener la supervisión de un profesional o un médico, para no cometer locuras. Se trata de mantenernos activos, siendo conscientes de la situación.

Para el cáncer de mama se ha demostrado que la fisioterapia es muy efectiva, sobre todo si se ha sufrido una mastectomía. La activación de los brazos es fundamental para evitar que se hinchen por la cirugía.

Son muy evidentes los beneficios que aporta el deporte en la lucha o prevención del cáncer. Llevar un estilo de vida saludable nos ayudará a reducir un alto porcentaje de aparición. No es necesario que te apuntes a un gimnasio, puedes salir a hacer deporte al aire libre o realizar rutinas en casa.