La práctica de yoga nos aporta equilibrio interior, paz mental, calma, relajación y otras cualidades. Además, tiene muchos beneficios a nivel físico. Sin embargo, ésta no tiene por qué realizarse de una forma aislada. Combinarla con otras actividades es una decisión muy acertada.

El hecho de que a muchos nos apasione el yoga, no quiere decir que tengamos que estar meditando las 24 horas del día. Además de un estilo de vida, es una práctica que complementa cualquier otro deporte y que nos aporta grandes beneficios. Éste, combina perfectamente con multitud de disciplinas que, unidas entre sí, pueden dotarnos de una gran calidad de vida.

¿Qué actividades puedes combinar con el Yoga?

Hay muchas disciplinas con las que éste forma un tándem perfecto. No solo pueden combinarse perfectamente, sino que hacerlo es muy recomendable. Además, realizarlas una tras otra, te ofrecerá una gran cantidad de beneficios.

Correr

Las posturas que se realizan en yoga, pueden aportarte grandes beneficios en otros deportes, como en el running. Además de disponer de un mayor equilibrio, el yoga puede preparar tus pies y tus piernas de una forma muy específica para tu carrera. La sensación de arraigo a la tierra, en un ámbito más espiritual, puede lograr que afloren nuevas sensaciones en tu rutina de running.

Bailar

El yoga aporta una gran evolución en tu flexibilidad y equilibrio. Por ello, es ideal para poder proyectarlo en las clases de baile. Además, la relajación y la calma interior que logras con el yoga, te permite disfrutar y desenvolverte con más libertad al ritmo de la música.

Caminar

Caminar, además de ser muy recomendable, es ideal para despejar la mente, lograr claridad mental y liberar estrés y tensiones. Del mismo modo, el yoga centrado en tu respiración y en reconectar tu cuerpo, mente y espíritu, puede resultar un complemento inmejorable para aumentar tu bienestar y hacer que te sientas sereno.

Nadar

Nadar es una actividad muy completa a nivel mental y físico. Ejecutar los movimientos entre el agua y la superficie, sirven de metáfora en cuanto a la vinculación de lo terrenal y lo espiritual. Por otro lado, la natación ayuda a descargar tensiones y permite que el cuerpo se mueva con naturalidad y armonía.

Si llevas un estilo de vida activo y te apasiona el yoga, prueba investigar acerca de otras disciplinas que puedan potenciar, aún más, el efecto de éste sobre tu cuerpo.