Hace un tiempo te conté qué era el ayuno intermitente y por qué llevo practicándolo desde hace varios meses (incluso entrenando a primera hora de la mañana). Una nueva investigación publicada en el Journal con Nutritional Sciences asegura que cenar antes y desayunar más tarde puede ayudar a perder peso.

Alimentación restringida durante un tiempo

En el estudio participaron voluntarios que se dividieron en dos grupos: el primero retrasó su desayuno 90 minutos y cenó 90 minutos antes; en cambio, el segundo grupo comieron como lo hacían hasta ahora. Durante 10 semanas se llevó a cabo esta investigación de la mano de la Universidad de Surrey, e investigar en el impacto que tenían cambio de comida en la ingesta, composición corporal y problemas cardiovasculares o cardíacos.

Los participantes se tuvieron que someter a muestras de sangre y realizar un diario de alimentación antes y durante esas 10 semanas, además de realizar un cuestionario al finalizar.
En esta ocasión, no se obligó a los participantes a seguir ninguna dieta estricta, así que pudieron comer libremente durante las horas establecidas.

El ayuno aporta beneficios en la salud

Aquellos que cambiaron el horario de sus comidas, perdieron de media más del doble de grasa corporal en comparación con los del otro grupo. Así que existe cierta probabilidad de que el ayuno intermitente aporte beneficios en la salud.

Aunque no tuvieron restricciones sobre qué podían comer, los que cambiaron sus hábitos comieron menos alimentos de forma general. Está conclusión se obtuvo gracias a las respuestas del cuestionario, donde el 57% notó una disminución en la ingesta de alimentos debido también a la reducción de apetito.

Los investigadores también estudiaron si el ayuno es compatible con la vida diaria y a largo plazo, y el 57% de los participantes consideró que no podrían haberlo realizado más allá de las 10 semanas. El problema radica, supuestamente, en que no se puede compatibilizar con la vida social. En cambio, el 43% afirmo que continuaría si los tiempos de comida fueran un poco más flexibles.