Para aquellos que consumen café con regularidad, existe cierta seguridad respaldada por la ciencia de que puede estar haciendo más bien que mal. Una revisión de investigación publicada recientemente en BMJ Open encontró que tomar algunas tazas al día podría reducir el riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Los investigadores analizaron 16 estudios que examinaron el consumo de café y la incidencia de cáncer de próstata, y la cantidad de tazas por día varió ampliamente, de dos a nueve o más. Descubrieron que, en comparación con la ingesta más baja, las cantidades más altas se asociaron con un riesgo 7% menor de cáncer de próstata localizado y un riesgo 15% menor de cáncer avanzado.

Sin embargo, hay un par de advertencias. Una es que la cantidad de consumo de café se basó en el recuerdo, que los investigadores señalaron que puede ser menos confiable que los estudios observacionales más controlados. Además, el diseño y los métodos de los estudios variaron, por lo que concluyeron que se necesitarán más investigaciones para confirmar los vínculos.

Dicho esto, los resultados no fueron sorprendentes, la investigación basada en animales sugirió que el café puede estimular y suprimir tumores, dependiendo de la especie animal, pero los resultados de los estudios en humanos han sido inconsistentes.

tazas de café recien hecho

¿Qué tipo de café es mejor?

Aunque los mecanismos potenciales de cómo el café impacta el riesgo de cáncer de próstata no se han estudiado a fondo, algunos estudios muestran una asociación. El café tostado es una mezcla compleja de más de 1.000 químicos con numerosos componentes, incluso aparte de la cafeína.

En cuanto a las sustancias químicas podrían ser particularmente prometedoras para el cáncer de próstata, hay dos que merecen más investigación, llamadas cafestol y kahweol. Se ha descubierto que estos tienen propiedades anticancerígenas (o que previenen el cáncer), incluida la supresión de una enzima responsable de la formación de tumores.

Otra ventaja, es que el café es una fuente importante de ácido clorogénico, que tiene un efecto antioxidante en el cuerpo. Luego, está la cafeína en sí. Un estudio sobre las células de cáncer gástrico encontró que la sustancia en sí tiene efectos anticancerígenos.

Además, otro estudio reciente descubrió que la cafeína puede mejorar el rendimiento atlético, incluido el aumento de la resistencia al ciclismo, por lo que no solo tu taza habitual puede ser un beneficio potencial para la salud de la próstata, sino que también podría ayudarte en el entrenamiento.

Con todos estos beneficios, puede ser tentador comenzar el día con tu bebida favotira, pero ten en cuenta que el café con cafeína también tiene inconvenientes; algunas investigaciones anteriores sugieren que el consumo excesivo puede aumentar la ansiedad y afectar negativamente el sueño.